Dedo en gatillo (tendosinovitis estenosante)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/iStockphoto

La tendosinovitis estenosante o dedo en gatillo es un trastorno de los tendones de los dedos. En la tendosinovitis se produce un engrosamiento nodular de los tendones flexores de los dedos. El tendón flexor, que discurre en la cara palmar de la mano, suele inflamarse a nivel de los nudillos.

Los tendones son fibras de tejido conectivo que unen el músculo al hueso. En lugares por donde discurren varios tendones, estos lo hacen por el interior de unas envolturas denominadas vainas tendinosas, que protegen los tendones del desgaste y lesiones. Estos lugares son, por ejemplo, la articulación del hombro, de la mano y de los dedos.

En una tendosinovitis el tendón del dedo ya no se desliza suavemente en su vaina tendinosa por estar estrechada debido a una inflamación. Por ello al estirar los dedos se crea un movimiento de retroceso, de ahí el nombre de dedo en gatillo, que, sin embargo, no sólo muestra un patrón notable anormal de movimiento, pues los afectados también se quejan de dolor al intentar estirar el dedo. Otra característica típica de la tendosinovitis es la inflamación de la vaina tendinosa. Cuando un paciente de tendosinovitis mueve un dedo se escucha un ruido semejante al chasquido de un dedo, y el tendón salta hacia delante en la vaina tendinosa. Cuanto más tiempo permanezca el dedo sin tratar, más inmóvil se vuelve, generalmente.

La tendosinovitis se produce predominantemente en mujeres de mediana edad, pero en principio puede presentarse a cualquier edad. En los niños, el dedo en gatillo es poco frecuente (engrosamiento congénito del tendón flexor del pulgar).

Una intervención quirúrgicade la tendosinovitis, en la que el cirujano hiende el estrechamiento de la vaina del tendón en dirección longitudinal lleva en muchos casos a la desaparición permanente del dolor.

Con ejercicios de los dedos regularmente y evitando movimientos inadecuados se fortalecen los músculos de los dedos y los tendones, se evita la sobrecarga indebida, y posiblemente se previene la tendosinovitis.