Conjuntivitis

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Abril de 2015)

© iStock

La causa más frecuente de los ojos rojos es la conjuntivitis provocada por una inflamación de la conjuntiva, la membrana mucosa que recubre el interior del párpado. Las causas pueden ser muy variadas.

Una conjuntivitis se puede contraer por una infección por bacterias o virus. En este caso se denomina conjuntivitis infecciosa y es contagiosa. La conjuntivitis puede aparecer por alergias o por una irritación ajena al ojo. En este caso la conjuntivitis no es infecciosa. En ocasiones una conjuntivitis es un signo que puede significar una enfermedad reumática.

Los síntomas que se asocian a la conjuntivitis son muy variados. Los síntomas más comunes son el enrojecimiento de los ojos, picor, sensación de cuerpo extraño en el ojo, quemazón y un lagrimeo intenso. Los signos de la conjuntivitis son muy característicos y el médico puede diagnosticar una conjuntivitis de forma sencilla en la consulta, ayudándose, si fuera preciso, de la lámpara de hendidura que permite ampliar el ojo y analizarlo en profundidad.

El tratamiento para esta patología depende de los agentes patógenos. Lo más común es iniciar un tratamiento con lágrimas artificiales o gotas que contienen antibióticos, antialérgicos o corticoides. Este tratamiento es muy efectivo y en la mayoría de los casos la patología se resuelve sin complicaciones. Existen situaciones especiales en las que la conjuntivitis puede evolucionar y afectar a otras zonas más profundas del ojo como la córnea. En estos casos, la visión se puede ver afectada.