Inflamación de la vesícula biliar (colecistitis)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (16 de Diciembre de 2016)

© iStock

La colecistitis es la inflamación de la pared de la vesícula biliar. El principal desencadenante son los cálculos biliares. En este caso, se trata de una colecistitis aguda. Es menos frecuente que la colecistitis se produzca como consecuencia de graves operaciones de estómago, infecciones y accidentes. Si la colecistitis se produce con mucha frecuencia, puede tratarse de una enfermedad crónica. La colecistitis es más frecuente en mujeres que hombres.

La colecistitis suele cursar con fiebre y dolor en la parte superior derecha del abdomen que puede irradiarse al hombro derecho. Si la vesícula biliar y su encarcelación en el conducto cístico son responsables de la colecistitis, pueden aparecer molestias en forma de cólicos (principalmente después de una comida rica en grasas). Estos síntomas suelen ir acompañados de náuseas y vómitos. Otros posibles signos de la inflamación de la vesícula biliar son la coloración amarillenta incipiente en los ojos y, más adelante, en toda la piel (ictericia). En casos graves de colecistitis puede irritar el peritoneo (membrana que recubre el interior del abdomen) y producir un vientre duro (contracción muscular refleja del vientre).

Para diagnosticar la colecistitis se recurre a diferentes análisis clínicos, pruebas de imagen y la exploración física. El tratamiento de la colecistitis depende de sus causas. Para su tratamiento pueden ser apropiados los medicamentos para dilatar los conductos de las vías biliares. Cuando el conducto cístico está completamente cerrado es recomendable extirpar la vesícula lo más pronto posible mediante una intervención quirúrgica (colecistectomía).