Cáncer de vesícula biliar, colangiocarcinoma: Cirugía paliativa

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (19 de Marzo de 2012)

La resección de la vesícula biliar puede evitar colecistitis en los pacientes afectos de un carcinoma de vesícula biliar con metástasis al diagnóstico.

En ocasiones es necesaria la realización de un bypass gastroyeyunal (conexión desde el estómago al intestino delgado) para evitar la obstrucción mecánica gástrica por parte del tumor.

En algunos casos es también necesaria la realización de un drenaje biliar en los tumores distales de la vía biliar mediante la realización de una coledocoyeyunostomía (comunicación de la vía biliar con el intestino delgado para poder eliminar la bilis) o mediante una hepaticoyeyunostomía (se comunica el hígado con el intestino delgado para facilitar la eliminación de la bilis).

Tratamiento adyuvante

Se define el tratamiento adyuvante como aquel destinado a complementar la acción de la cirugía. Se debe iniciar entre 6 y 8 semanas después de la intervención quirúrgica.

No existen ensayos con suficiente número de pacientes que valoren el papel del tratamiento adyuvante en los tumores de la vía biliar.

Algunos estudios pequeños han apuntado al posible papel beneficioso de la radioterapia en pacientes intervenidos de un carcinoma de vías biliares o de vesícula biliar.

En algunos centros se extrapola el posible beneficio del tratamiento combinado de quimioterapia y radioterapia o de quimioterapia sola en el cáncer de páncreas en el tumor de vías biliares.

Siempre hay que discutir ampliamente con el paciente las diferentes opciones de las que disponemos. Cuando sea posible, animaremos al paciente a participar en ensayos clínicos que le puedan beneficiar.

Recomendaciones tras la cirugía de un tumor de la vía biliar o de la vesícula biliar

  • Dieta pobre en grasas: Con frecuencia los pacientes pueden presentar una insuficiencia de digestión de grasas debido a la cirugía realizada.
  • Dietas de fácil digestión: Se aconseja evitar alimentos derivados lácteos, así como aquellos de difícil digestión (por ejemplo, legumbres, picantes o salsas).
  • Acudir a un servicio de urgencias en caso de fiebre tras la alta médica, aunque no se presente ningún síntoma de infección. Es necesario descartar una infección post-quirúrgica en esta situación.

Tratamiento del cáncer de vías biliales diseminado

Los pacientes afectos por un tumor de las vías biliares con presencia de metástasis presentarán en general una supervivencia pobre, entre seis y ocho meses.

No existe en la actualidad un tratamiento de quimioterapia estándar para esta enfermedad. El motivo es la falta de estudios debido a la baja incidencia del tumor y al deteriorado estado general que presentan muchos enfermos en el momento del diagnóstico.

Clásicamente el 5-Fluorouracilo ha sido el fármaco más utilizado para el tratamiento de los tumores de la vía biliar, no obstante, la tasa de respuestas era baja (0-10%). Posteriormente, se intentaron combinaciones de 5-fluorouracilo con otros agentes quimioterápicos no actuales, con poco aumento de la actividad antitumoral y con un aumento de la toxicidad.

Últimamente se han publicado estudios pequeños que demuestran un beneficio del tratamiento de quimioterapia con Gemcitabina, sola o en combinación con otros fármacos como el oxaliplatino.

Así, los nuevos fármacos antineoplásicos como la Gemcitabina, el cisplatino, el oxaliplatino o la capecitabina, han demostrado, en monoterapia, o en combinación entre ellos una actividad y un perfil de toxicidad más prometedora.

Se utilizará el tratamiento con quimioterapia siempre que estemos frente a un paciente con un estado general suficientemente bueno para iniciar estos tratamientos. Debe de hacerse partícipe al enfermo de la decisión de ser tratado con un tratamiento de quimioterapia con intención paliativa.

Siempre que sea posible animaremos al paciente a participar en un estudio clínico.

Un grupo europeo ha presentado recientemente el mayor estudio con pacientes afectos de un tumor de la vía o de vesícula biliar. En este estudio que incluía más de 400 pacientes se demostró que la combinación de Gemcitabina con cisplatino ofrecía a los pacientes una supervivencia superior que la Gemcitabina sola, estableciéndose así un nuevo tratamiento estándar en esta enfermedad.

Radioterapia en el carcinoma de vías biliares

Algunos pacientes afectos de tumores de vías biliares no resecables se pueden beneficiar del tratamiento con radioterapia paliativa.