Cistitis: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (21 de Abril de 2017)

La prevención de la cistitis es fácil si se tienen en cuenta unas pocas y sencillas medidas:

  • Beber mucho líquido. De este modo, enjuaga correctamente su vejiga y el tracto urinario, eliminando así las bacterias. Se recomiendan entre 1,5 y 2 litros diarios.
  • Si tiene necesidad de orinar, acuda al baño lo antes posible.
  • No utilice artículos de higiene personal perfumados o desinfectados.
  • En los meses fríos vístase con ropa que le abrigue suficientemente. Las camisetas demasiado cortas, por ejemplo, son desaconsejables en invierno.

Como la uretra de las mujeres es más corta, son más propensas a sufrir una infección de orina que los hombres. Para evitarlo deberán prestar atención a lo siguiente:

  • Tras la deposición, se recomienda limpiarse siempre de delante hacia atrás (es decir, desde la vagina hacia el ano). De este modo, se evita que las bacterias perjudiciales penetren en la uretra.
  • Orine lo antes posible tras mantener relaciones sexuales para expulsar los posibles gérmenes de su uretra.
  • Especialmente tras el sexo oral o anal, se recomienda utilizar preservativos si va a tener lugar un acto sexual vaginal.
  • Ciertos anticonceptivos no son muy recomendables para mujeres con tendencia a sufrir cistitis. No resultan muy adecuados los diafragmas y los espermicidas. Los preservativos, por el contrario, protegen mejor ante los agentes patógenos.

Para aquellas mujeres que presentan episodios crónicos de cistitis, tienen a su disposición las siguientes medidas para prevenir las recidivas:

  • Complemente su alimentación con arándanos y productos derivados como el zumo de arándanos, porque los arándanos contienen sustancias que pueden evitar que las bacterias aniden en las mucosas y provoquen una infección de orina.
  • En determinadas circunstancias, el médico puede prescribir antibióticos durante un prolongado periodo de tiempo para prevenir la aparición repetida de una cistitis. Por otro lado, existe la posibilidad de tomar antibióticos después de tener relaciones sexuales. Pregunte a su médico sobre las posibilidades de un tratamiento con antibióticos para prevenir las infecciones crónicas recurrentes.
  • La cistitis es especialmente frecuente durante la menopausia. Una de las posibles causas es la falta de estrógenos. Por ello se postula la administración de estrógenos como una posible ayuda en estos casos.