Cistitis: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (21 de Abril de 2017)

Una cistitis tiene, casi siempre, una evolución positiva. Si se trata a tiempo, su curación tiene lugar en el plazo de unos pocos días. En un porcentaje que varía entre el 25 y el 42% de los casos, las molestias de una cistitis aguda sin complicaciones desaparecen incluso por sí solas, pero un tratamiento con antibióticos puede acelerar notablemente la velocidad de curación y eliminar al mismo tiempo los agentes patógenos, por lo que rara vez se reproduce la infección.

Complicaciones

En ocasiones una cistitis puede estar relacionada con diferentes complicaciones, pudiendo verse afectados otros órganos además de la vejiga.

Así, una cistitis puede ocasionar complicaciones cuando las bacterias causantes de la infección ascienden desde la vejiga hacia otros órganos a través de los uréteres. Si las bacterias alcanzan los riñones, pueden causar una pielitis o una pielonefritis, que se manifiestan con fiebre, escalofríos y molestias la orinar. Por otro lado, también pueden presentarse dolores de espalda en la zona de los riñones. El riesgo de que una cistitis se extienda hacia el tracto urinario superior, tiene lugar únicamente en un porcentaje del 2%, incluso con un tratamiento insuficiente. En casos extraordinariamente raros con una evolución especialmente grave, puede darse un fallo renal grave. Igualmente, una de las consecuencias de una infección de orina puede ser una septicemia.

Una cistitis sin complicaciones, que no se extiende a otros órganos, tampoco provoca graves complicaciones en el caso de episodios recurrentes. Ahora bien, cuando la cistitis se reproduce de forma continuada y afecta a toda la pared de la vejiga, con el tiempo dicho órgano puede verse dañado: los tejidos de la vejiga pueden morir por una cistitis crónica (necrosis) y calcificarse, es decir, endurecerse. Si la enfermedad progresa, la vejiga puede reducirse (contracción de la vejiga). Solo en casos muy graves será necesario eliminar la vejiga quirúrgicamente y evacuar la orina artificialmente.