Ciática

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (11 de Marzo de 2014)

© Jupiterimages/iStockphoto

Uno se agacha o carga con algo pesado y de pronto, siente un dolor en la parte inferior de la espalda. Cuando este dolor se extiende hasta la pierna, se trata probablemente de ciática.

El dolor de ciática es un dolor nervioso (neuralgia) condicionado por un daño del nervio ciático (nervus ischiadicus). Los dolores de ciática surgen sobre todo porque el nervio ciático situado entre la cuarta vértebra lumbar y la segunda vértebra del sacro de la columna vertebral está agarrotado. Una posible causa de la ciática es, por ejemplo, una hernia discal.

Los síntomas típicos de la ciática (los dolores que se extienden hasta la pierna) se acentúan con la tos o al presionar. Además la ciática puede ir acompañada de trastornos sensoriales y parálisis. Para el tratamiento de la ciática se utilizan en primer lugar medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, así como ejercicios fisioterapéuticos, para intentar mitigar los dolores. En determinadas circunstancias es necesaria una intervención quirúrgica. Sin embargo, no siempre es necesaria asistencia médica: los dolores casi siempre desaparecen por sí mismos transcurridos un par de días hasta un máximo de seis semanas. A largo plazo, en caso de problemas de espalda como la ciática, se recomienda reforzar la musculatura de la espalda y hacer suficiente ejercicio y de forma regular. Algo que también se recomienda como medida preventiva. Además se aconseja seguir un estilo de vida que no cargue la espalda, para evitar dolores de ciática. Entre las recomendaciones podemos citar:

  • No levantar grandes pesos (por ejemplo, una caja de botellas de agua) inclinando la espalda, sino doblando las rodillas.
  • Evitar posturas incorrectas o sentarse mal porque esto puede desgastar a la larga los discos intervertebrales y provocar ciática.