Cefalea tensional: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Laura Osuna (16 de Diciembre de 2016)

¿Cuales son las causas de la cefalea tensional? Las causas de la cefalea tensional son, entre otras, tensiones musculares en la zona del cuello y hombros, así como en el área de los músculos de la cara y músculos orbiculares. Otros desencadenantes o factores que lo refuerzan son, además del estrés y de causas psicosomáticas, posturas erróneas en la zona de las cervicales. Ahora bien, las causas no siempre son identificables en la cefalea tensional aguda o crónica.

Si los dolores aparecen ocasionalmente, los desencadenantes, como los mencionados anteriormente, suelen identificarse fácilmente. En personas con dolores de cabeza crónicos, las causas no son tan evidentes.

Los expertos discuten sobre otras posibles causas de la cefalea tensional, como una alteración en el sistema de procesado de dolor del cerebro, que puede desencadenarse a largo plazo por diferentes factores como malas posturas, estrés y miedo. Probablemente, en personas con cefalea tensional la sensibilidad al dolor es mayor, con lo que los estímulos al dolor se sienten más intensamente que en personas sanas.

Los analgésicos también pueden ser la causa de una cefalea tensional. Un tratamiento prolongado con analgésico puede provocar dolor de cabeza.

Causas psicosomáticas

En muchos casos, la causa de las cefaleas tensionales puede ser psicosomática. El concepto “psicosomático” incluye las palabras psique (alma) y soma (cuerpo). Las enfermedades psicosomáticas son la expresión del estado de ánimo psíquico. Esto significa que los problemas o enfermedades psíquicas pueden manifestarse en molestias corporales. Lo mismo vale también en la situación contraria: las molestias corporales pueden arrastrar problemas psíquicos.

El sistema nervioso vegetativo es un puente entre la psique y el cuerpo. Por ello, en caso de situaciones de miedo o estrés el ritmo cardiaco o el riego sanguíneo pueden aumentar. Si la sobrecarga dura demasiado, también pueden aparecer molestias psicosomáticas (también llamadas somatoformes). Por otro lado, si estas sobrecargas se manifiestan en dolor permanente como la cefalea tensional, se crea a su vez una situación de estrés. Aparece el miedo ante el dolor y el estrés, con lo que se cierra de nuevo el círculo vicioso.

Entre las causas psicosomáticas de una cefalea tensional se hallan, por ejemplo, el estrés, las situaciones conflictivas o la falta de sueño.