Candidiasis: Prevención

Autor: Redacción Onmeda (19 de Abril de 2017)

Hay diferentes medidas que pueden evitar la formación de un afta (candidiasis de la piel y las mucosas) o una candidiasis sistémica (que afecta a todo el cuerpo). Los hongos cándidas responsables de la candidiasis como la Candida albicans, se hallan, con frecuencia, presentes en la piel o mucosas sanas. Particularmente, si el sistema inmunitario está debilitado, es cuando los hongos pueden provocar una enfermedad de la piel o las mucosas (candidiasis mucocutánea o afta) o incluso afectar a otros órganos (candidiasis sintomática).

Si las defensas de una persona están debilitadas por enfermedades como diabetes mellitus, cáncer o SIDA, o si el paciente está siguiendo un tratamiento con antibióticos o cortisona durante un largo periodo de tiempo, es fundamental tomar medidas para evitar el afta o la candidiasis sistémica. En este caso, se recomienda prestar atención junto con el médico a signos de candidiasis: un afta bucal, por ejemplo, puede detectarse claramente echando un vistazo a la boca; las molestias en el tubo gastroentérico y la diarrea pueden ser indicios de una infección intestinal por cándidas.

Para evitar el contagio en las relaciones sexuales (candidiasis vaginal o balanopostitis candidiásica), es importante que preste atención a una buena higiene íntima. Puesto que el afta es contagiosa, también se recomienda utilizar siempre preservativos en las relaciones sexuales para evitar el contagio.