Cáncer tiroideo : Evolución

Autor: Redacción Onmeda (25 de Septiembre de 2017)

No todos los cánceres tiroideos (carcinomas de tiroides) son iguales: la evolución y el pronóstico dependen del tipo concreto de tumor del que se trate. Al igual que en la mayoría de cánceres, también es fundamental el estadio que ha alcanzado el tumor en el momento del diagnóstico.

Pronóstico

Carcinoma papilar/folicular de tiroides

Las perspectivas de curación del carcinoma papilar de tiroides son muy buenas. Aproximadamente el 90% de los pacientes sobreviven más de diez años después del tratamiento. Los menores de 45 cuentan con un mejor pronóstico que aquellos que superan esa edad. El pronóstico del carcinoma folicular de tiroides también es bueno. Alrededor del 75% de los afectados viven más de diez años.

Las revisiones de control periódicas (ecografía, análisis de sangre) son necesarias para tratar a tiempo una posible recidiva, es decir, una reaparición de la enfermedad. En las pruebas de detección precoz el médico mide también el nivel de tiroglobulina en sangre. La tiroglobulina es una proteína producida por las células de la tiroides que constituye un marcador tumoral del carcinoma papilar de tiroides. Un valor aumentado de tiroglobulina puede deberse a un nuevo tumor o a una metástasis. Cada dos años se lleva a cabo un examen radiológico de los pulmones. Tres o cuatro meses y un año después del tratamiento con radioyodo, se realiza una gammagrafía. Si el riesgo de recidiva es elevado, es recomendable que los pacientes se sometan a una gammagrafía con periodicidad anual o bienal.

Carcinoma indiferenciado/anaplásico de tiroides

Rara vez se logra eliminar por completo un carcinoma indiferenciado de tiroides. Los pacientes que sufren esta forma más agresiva de cáncer tiroideo se enfrentan a un pronóstico notablemente peor que los que padecen un cáncer diferenciado de tiroides. No obstante, un tratamiento cuidadosamente seleccionado puede mitigar en gran medida las molestias. El dolor, principalmente, se palía mediante un tratamiento analgésico efectivo.

Carcinoma medular de tiroides

La evolución y el pronóstico del carcinoma medular de tiroides dependen en primer lugar del éxito de la cirugía, el tamaño del tumor y la existencia de metástasis a distancia, por ejemplo, en los pulmones. Aun habiendo metástasis, es posible una supervivencia de hasta diez años. Si el tratamiento se administra durante un estadio muy temprano, este tipo de cáncer tiene un 90% de posibilidades de curación.

Con el fin de supervisar la evolución de la enfermedad, se determina periódicamente la calcitonina como marcador tumoral. Un análisis genético permite averiguar si el carcinoma medular de tiroides es consecuencia de una enfermedad hereditaria.

Seguimiento

La necesidad de realizar rehabilitación en una clínica con posterioridad al tratamiento del cáncer tiroideo se estima en cada caso concreto. Los pacientes que tras la cirugía no pueden mover correctamente la cabeza o tienen problemas con la terapia hormonal son los que más se benefician de la rehabilitación. En general los afectados se encuentran bien una vez curadas las heridas de la operación, de modo que no sigue habiendo limitaciones en la vida personal o laboral.