Cáncer de riñón: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

Complicaciones

En la evolución de la enfermedad pueden aparecer complicaciones en el cáncer de riñón. Los tumores malignos tienden a extenderse hacia los vasos sanguíneos y linfáticos y formar metástasis, principalmente en los ganglios linfáticos, el pulmón y los huesos y más infrecuentemente en el hígado y el cerebro.

Las graves complicaciones del cáncer de riñón pueden dar lugar a un estrangulamiento de los vasos sanguíneos y provocar embolias o una infección pulmonar. Por este motivo, es tan importante realizar el tratamiento adecuado lo antes posible.

Pronóstico

Aquí es determinante el momento en que se descubre el cáncer de riñón para poder determinar la evolución de la enfermedad. En estado temprano, la cuota de curación está entre el 80 y el 90%. Gracias a la aplicación de la ecografía, hoy en día muy utilizada, es posible reconocer muchos tumores antes de que se extiendan a otros órganos. Esto significa que se pueden tratar a tiempo.

Rehabilitación

A continuación del tratamiento del cáncer de riñón no hay que realizar ejercicios de rehabilitación especiales. La mayoría de los pacientes pueden volver a su actividad laboral cuatro o seis semanas después de la cirugía.

Si en un caso individual fuera necesaria más ayuda, puede dirigirse a los servicios sociales del hospital o a la Seguridad Social y solicitarla.

Atención postoperatoria

Tras una operación de cáncer de riñón, con la consiguiente extirpación del tumor renal, se realizan controles postoperatorios por un periodo de tiempo que abarca los diez años. Al comienzo, se producen cada tres meses, después una o dos veces al año. Además de la exploración física, y el análisis de sangre, es necesario realizar una ecografía del abdomen, así como radiografías del pulmón regulares. Si aparece alguna molestia se recomienda consultar al médico aunque sea fuera de las citas ya concertadas.