Cáncer de pulmón: Prevención

Autor: Laura Marcos Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (30 de Octubre de 2016)

El tabaquismo es la principal causa evitable de cáncer de pulmón. Por lo tanto, la mejor forma de evitar el cáncer de pulmón es evitar sistemáticamente fumar o alejarse de lugares en los que se admita el humo del tabaco, o de personas que fumen.

Por otro lado, evitar otros factores de riesgo también puede disminuir la probabilidad de sufrir cáncer de pulmón. Asegurarse de no estar en contacto con sustancias tóxicas, como sustancias radiactivas o productos químicos peligrosos ayudaría a reducir el riesgo.

Es importante la educación desde edades tempranas para evitar que los jóvenes empiecen a fumar, dado que una persona que lleva fumando desde antes de los 20 años tiene 30 veces más de probabilidades de padecer un cáncer de pulmón. En los últimos años, los fumadores jóvenes han disminuido, aunque sigue habiendo mucha incidencia de tabaquismo.

A finales del siglo XX no se consideraba el riesgo real del tabaco, y era frecuente que los personajes públicos y el cine mostraran el tabaquismo como algo normal e, incluso, como una seña de distinción. No obstante, con la ley antitabaco aprobada a principios del siglo XXI y la evidencia científica de los riesgos del tabaco, la sociedad se ha hecho más consciente de sus riesgos.

Incluso en edad avanzada y tras muchos años siendo fumador, el abandono del tabaco tiene efectos inmediatos y reduce progresivamente el riesgo de padecer cáncer de pulmón. Además, dejar de fumar tiene efectos positivos en el sistema cardiovascular y respiratorio y disminuye el riesgo de padecer otros tipos de cáncer.