Cáncer de próstata: Prevención

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (18 de Enero de 2016)

El cáncer de próstata no puede prevenirse. Pero sí hay un par de medidas de precaución que probablemente contribuyan a la prevención del cáncer de próstata y también a su reaparición tras una enfermedad superada. Evitar la obesidad, disminuir el consumo de alcohol y tabaco es aconsejable para mantener la salud del organismo.

Los exámenes de detección precoz no pueden prevenir un cáncer de próstata en el sentido literal, pero sí sirven para descubrir tempranamente una enfermedad ya existente.

En España, la detección precoz ante la sospecha de cáncer de próstata en Atención Primaria suele incluir: anamnesis sobre la historia clínica, los hábitos de vida y los antecedentes familiares del paciente con el objetivo de establecer un diagnóstico; la exploración física que incluye el tacto rectal; el Test IPSS (International Prostatic Symptom Score) y en pacientes mayores de 40 años con antecedentes familiares o mayores de 50 con signos o síntomas compatibles con un cáncer de próstata se solicitará la PSA (antígeno prostático específico).

Existe una discusión permanente sobre la utilidad del PSA como método de screening en el cáncer de próstata. Grandes estudios clínicos no han aportado ninguna respuesta definitiva en una evaluación intermedia.

Los críticos señalan que con el test de PSA pueden detectarse los cánceres de próstata latentes, lo que para el afectado podría tener consecuencias negativas psíquicas e incluso físicas. Concretamente, la realización de otros exámenes o la iniciación de tratamientos que, en realidad, no serían necesarios (se habla en este caso de “diagnóstico excesivo” o sobrediagnóstico y de "tratamiento excesivo” o sobretratamiento). El cáncer de próstata latente es una forma de cáncer de próstata en el que no se da ningún tipo de molestias y donde, por lo general, no es necesario ningún tratamiento.

Así, es necesaria una actitud prudente ante la detección excesiva de este tumor, pues se puede tratar innecesariamente a muchos varones que nunca tendrán problemas con el cáncer de próstata.

Los partidarios del test de PSA mantienen, por el contrario, que teniendo en cuenta los resultados y la situación del afectado, es posible decidir de forma individualizada qué procedimiento es el mejor para el paciente con cáncer de próstata. De este modo, casi siempre se pueden evitar exámenes y tratamientos fallidos. La gran ventaja de la evaluación del PSA residiría en que permite identificar a aquellos hombres que padecen un cáncer de próstata agresivo y que se beneficiarían del tratamiento.Finalmente, cada varón deberá consultar con su médico si desea realizar el test de PSA como parte de una asistencia sanitaria personal y qué efectos podría tener un resultado del mismo.

Finalmente, cada varón deberá consultar con su médico si desea realizar el test de PSA como parte de una asistencia sanitaria personal y qué efectos podría tener un resultado del mismo.