Cáncer óseo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Photos.com

El término cáncer óseo engloba todos los tumores malignos que aparecen en el tejido óseo. Gracias a los nuevos métodos terapéuticos, en muchos casos este cáncer se puede curar. Cuanto antes se diagnostique el cáncer, más alta será la probabilidad de curación.

Los síntomas más importantes de cáncer óseo son inflamación, dolor y pérdida de movilidad de la zona afectada. Estas molestias aparecen también en otras patologías y, por lo tanto, no siempre indican la presencia de cáncer óseo.

El osteosarcoma y el sarcoma de Ewing son ejemplos de cáncer óseo. El osteosarcoma es el cáncer óseo más común tanto en adultos como en niños y jóvenes.

El sarcoma de Ewing es el segundo cáncer óseo más común en niños, en adultos, en cambio, es poco frecuente. Las causas del cáncer óseo siguen siendo desconocidas. Los expertos sospechan que los factores genéticos podrían desempeñar un papel importante.

Para el diagnóstico del cáncer óseo, en primer lugar se realiza una anamnesis, una radiografía y un hemograma. Si existe sospecha de cáncer óseo, normalmente son necesarias otras exploraciones complementarias como la resonancia magnética (RM), la ecografía o la gammagrafía ósea.

Para confirmar el diagnóstico del cáncer óseo y descartar un tumor óseo benigno es necesaria una muestra de tejido (biopsia).

El tratamiento del cáncer óseo suele ser una combinación de quimioterapia, cirugía y radioterapia. La estrategia a seguir se determina para cada caso de forma particular. Depende, por ejemplo, del tipo, la ubicación y el tamaño del tumor, así como de cómo de avanzada esté la enfermedad.