Cáncer de faringe: Orofaringe

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Lidia Arias (19 de Marzo de 2012)

El cáncer de faringe en la orofaringe se conoce como carcinoma orofaríngeo. La orofaringe se extiende hasta la epiglotis, que cierra la entrada a la laringe. Impide que el aire se vaya al aparato digestivo. La orofaringe incluye la parte de atrás de los arcos del paladar y las amígdalas. La base de la lengua también pertenece a la orofaringe.

El cáncer de orofaringe se da con una frecuencia de 0,5 a 2 nuevos casos por cada 100.000 habitantes. También existe una prevalencia endémica (limitada a una zona) en el sudeste de Asia, con una tasa de incidencia de 20 a 40 por 100.000 habitantes. Los hombres tienen una prevalencia entre tres y cuatro veces mayor que las mujeres, aunque ésto está cambiando debido fundamentalmente al incremento del hábito tabáquico y alcohólico en la mujer. La mayoría de los pacientes tiene entre 60 y 70 años de edad.

Los cánceres que pertenecen al cáncer orofaríngeo son los siguientes:

  • Carcinoma de la base de la lengua
  • Carcinoma tonsilar o amigdalino
  • Carcinoma de la pared posterior de la orofaringe
  • Carcinoma del paladar blando y úvula

El cáncer de lengua, sobre todo, tiende a extenderse por los alrededores y a menudo alcanza la laringe. Se da metástasis a distancia en el 10 al 20% de los casos.

Hipofaringe

Cuando el cáncer de faringe se manifiesta en la parte inferior de la faringe, a la altura de la laringe, se habla de carcinoma hipofaríngeo. La hipofaringe se extiende desde la epiglotis hasta la entrada al esófago y se encuentra detrás de la laringe.

La proporción en cuanto a los tumores de cabeza y cuello del cáncer de hipofaringe es de un 5-10%. Los hombres tienen una prevalencia cinco veces mayor que las mujeres de sufrir este cáncer. El pico de edad se sitúa entre los 50 y los 75 años de edad.

El cáncer de hipofaringe se extiende hacia arriba, hacia la orofaringe y hacia abajo, hacia el esófago. A menudo se extiende también a la laringe. La metástasis es muy precoz y a veces pueden aparecer antes de que el paciente note los primeros síntomas.