Publicidad

Publicidad

Cáncer de estómago (cáncer gástrico)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (9 de Marzo de 2016)

© iStock

El cáncer de estómago (cáncer gástrico) es un tumor maligno del estómago. Este tipo de cáncer aparece típicamente en personas mayores y supone el 10% de todos los tumores malignos que se diagnostican cada año en el mundo. El cáncer de estómago es la quinta causa de muerte por cáncer en hombre y la sexta en la mujer. El cáncer de estómago afecta sobre todo a hombres (en una proporción de 2 a 1 con respecto a las mujeres). En España se diagnostican unos 24 casos por 100.000 habitantes cada año.

Los factores de riesgo para un cáncer de estómago son ser varón, edad mayor de 50 años, tener antecedentes familiares, anemia perniciosa, ciurgía gástrica previa, hábitos alimenticios poco saludables (entre los que están una dieta rica en salazones y ahumados), gastritis crónica, pólipos,el consumo de tabaco y posiblemente el de alcohol (aunque no se ha demostrado aún en este caso, sí lo ha hecho en el cáncer de esófago). En la formación de las enfermedades cancerosas gástricas la bacteria Helicobacter pylori, que vive en el estómago, desempeña un papel importante. No obstante, aunque aumenta el probabilidad de cáncer de estómago, cuando el H. pylori se trata con los antibióticos adecuados y la bacteria desaparece del estómago, también lo hace el riesgo de cáncer.

Los síntomas del cáncer de estómago pueden ser inespecíficos al comienzo de la enfermedad, que muchas veces no se hace patente hasta etapas avanzadas de la misma. Así, son síntomas: la pérdida de peso, la falta de apetito, cambios en el ritmo intestinal, dolor abdominal, hemorragias y una sensación de opresión en la zona del epigastrio. Si el cáncer gástrico crece en los vasos sanguíneos, puede provocar hemorragias en el estómago y como consecuencia pueden darse vómitos similares a los posos del café o heces teñidas de negro (melenas).

En caso de molestias de estómago duraderas, se debe acudir al médico para que valore la conveniencia de realizar una gastroscopia para excluir la existencia de cáncer de estómago. Si se confirma la sospecha de cáncer, son necesarios otros exámenes para determinar el estadio de la enfermedad.

Cuanto antes se detecte el cáncer de estómago, mayores serán las posibilidades de curación: en una gastroscopia con biopsia, el médico puede detectar un cáncer de estómago incluso en estadio temprano. El tratamiento más común del cáncer de estómago es una cirugía seguida de radioterapia y quimioterapia. Si se detecta y se trata precozmente, las posibilidades de curación son buenas, en general.