Cáncer de esófago: Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

Normalmente el tratamiento de cáncer de esófago tiene éxito mientras no haya metástasis en otros órganos y el tumor original no se haya extendido mucho. Las piezas fundamentales del tratamiento son la intervención quirúrgica y la radioterapia. El tratamiento que seguirá un paciente con cáncer de esófago depende en último término del tipo de tumor.

Intervención quirúrgica

En un estadio temprano del cáncer una extirpación quirúrgica de todas las células es la mejor opción para unas expectativas óptimas de curación. El hecho de que la cirugía sea posible o no, dependerá del lugar donde se asienta el tumor y de lo extendido que esté.

La intervención quirúrgica del esófago es una intervención costosa y extensa. En el marco de esta intervención, el médico abre, tanto el tórax como el abdomen, y elimina la porción de esófago afectada, así como los ganglios linfáticos vecinos. El trozo extirpado puede ser sustituido por el cirujano estirando el estómago y uniéndolo con el resto del esófago.

Si el cáncer se halla en la porción terminal del esófago, en determinadas circunstancias el tumor también puede eliminarse utilizando simplemente una laparotomía. En el cáncer de esófago que se halla en el paso del esófago al estómago o que ha atacado partes del estómago, también puede ser necesario extirpar parte del estómago. El cirujano puede sustituir la sección de esófago extirpada y el estómago con un trozo del intestino.

En caso de cáncer de esófago en un estadio temprano, en algunos casos la extirpación endoscópica del tumor también ofrece buenas expectativas de curación. Esta intervención supone una sobrecarga menor que una cirugía mayor.