Cáncer de endometrio (cáncer endometrial, cáncer del cuerpo uterino): Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena

Hasta la fecha no han podido aclararse por completo las causas precisas del cáncer de endometrio. No obstante, la influencia de la hormona sexual femenina estrógeno sobre el endometrio se considera un desencadenante importante. Por consiguiente, el riesgo de padecerlo aumenta cuando existe una concentración especialmente prolongada o elevada de estrógenos en el organismo. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en caso de inicio precoz de la pubertad. Asimismo, la menopausia (momento en que cesa permanentemente la menstruación) tardía alarga el tiempo de influencia de los estrógenos sobre el endometrio. Si una mujer consume preparados que contienen únicamente estrógenos durante un periodo de tiempo extenso, también tendrá un mayor riesgo de padecer cáncer de endometrio.

Los factores de riesgo, sobre todo para el carcinoma de tipo I (carcinoma estrógeno-dependiente), son:

Una mujer que ha parido varios hijos (lo que recibe el nombre de multiparidad) tiene menor riesgo de padecer cáncer endometrial. Esto está relacionado con la proporción de las hormonas durante el ciclo menstrual y el embarazo: en un ciclo menstrual normal, el estrógeno estimula el desarrollo y crecimiento del endometrio, de modo que un óvulo fecundado pueda alojarse adecuadamente en el útero en caso necesario. En las mujeres que nunca han estado embarazadas, el endometrio se ve sometido a este estímulo de crecimiento por parte de los estrógenos cada mes, lo que se sospecha que aumenta el riesgo de degeneración del endometrio. Por el contrario, durante el embarazo la hormona progesterona (progestágeno) determina el balance hormonal. Esta hormona, por ejemplo, hace que el endometrio se mantenga en el útero durante toda la gestación. Cuantos más embarazos tiene una mujer a lo largo de su vida, menor es el periodo en que el estrógeno afecta por sí solo al endometrio, lo que probablemente reduce el riesgo de aparición del cáncer.

También la toma de la pastilla anticonceptiva puede disminuir el riesgo de cáncer endometrial. Estos preparados contienen progestágenos e inhiben por tanto el estímulo de crecimiento que los estrógenos ejercen sobre el endometrio, a lo que seguramente se debe la reducción del riesgo de carcinoma endometrial que conllevan.

Asimismo la práctica suficiente de ejercicio físico y una alimentación rica en soja descienden el riesgo de cáncer endometrial.