Cáncer de vejiga: Cáncer de vejiga infiltrante y cáncer de vejiga avanzado

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

Cuando el cáncer de vejiga se extiende por la musculatura de la pared vesical, los médicos hablan de un cáncer infiltrante o invasivo. En estos casos no es suficiente con realizar una RTU. El tratamiento estándar en estos casos consiste en la extirpación de la vejiga y de los ganglios linfáticos de la pelvis. Es lo que se conoce como cistectomía radical.

En el caso de los hombres, el urólogo también extirpa la próstata y las vesículas seminales y corta los conductos deferentes. Tras esta operación, el hombre queda estéril. Dependiendo del procedimiento quirúrgico que se siga se pueden dar trastornos de la erección (disfunción eréctil), que en muchos casos puede tratarse con fármacos, una bomba de vacío o un implante de pene.

En el caso de las mujeres, el médico extrae la vejiga, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios, así como parte de la pared vaginal. Tras la extirpación del útero, la mujer ya no puede concebir, aunque debido a la edad avanzada en la que suele darse este cáncer, el aspecto de la reproducción por lo general no es muy relevante. Sin embargo, si los ovarios se extirpan en pacientes más jóvenes, que aún no han alcanzado la menopausia, se producen cambios a corto plazo en los niveles de hormonas. Si surgen molestias y preguntas, es aconsejable acudir a un ginecólogo.