Cáncer de vejiga: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2012)

En el cáncer de vejiga, cuanto antes se detecte el tumor, mejores serán la evolución y el pronóstico. En la mayoría de los casos (alrededor del 75%) el cáncer de vejiga se detecta en estadios muy tempranos (tumor en estadio Ta, T1 o CIS). Por definición, se trata de un cáncer superficial, que puede tener un crecimiento papilar o plano. En la mayoría de los casos este tipo de tumor se puede curar. Cuando el médico extirpa el tumor con una cistoscopia especial (RTU), el paciente en el trascurso de los cinco años posteriores suele sufrir una recaída (entre el 50 y el 70% de los casos). Por lo tanto, las revisiones posteriores regulares son muy importantes. En la mayoría de los casos, una segunda intervención del carcinoma superficial suele tener un buen tratamiento a largo plazo.

La quimioterapia local o la inmunoterapia (conocida como instilación) reducen la probabilidad de recidiva de cáncer de vejiga en un 20%. Alrededor de 1 de cada 4 pacientes con cáncer de vejiga sufre al principio o durante la evolución de la enfermedad tumoral superficial, un carcinoma en un estadio más avanzado. Al igual que en los casos en los que en el diagnóstico inicial se detecta un carcinoma infiltrante, se debe realizar una extirpación completa de la vejiga o combinar quimioterapia con radioterapia tras una intervención RTU.

La esperanza de vida en caso de sufrir un cáncer de vejiga depende del estadio, el tratamiento y otros factores. Los tumores infiltrantes que se han extendido hasta el músculo de la vejiga por lo general no pueden tratarse con una cistoscopia (RTU). En estos casos es necesaria una intervención quirúrgica de la vejiga y de los órganos adyacentes (la próstata o el útero, en el caso del hombre y la mujer respectivamente). Esta intervención se denomina cistectomía.

El pronóstico en estadios más avanzados del cáncer de vejiga depende de muchos factores. Un factor decisivo es el hecho de que el cáncer se haya extendido a otros órganos como el hígado, los pulmones o los huesos (esto es lo que se conoce como metástasis a distancia). Puesto que el cáncer se desarrolla en cada persona de forma diferente, es difícil hacer afirmaciones generales válidas sobre su evolución.