Cáncer de colon: Evolución

Autor: Redacción Onmeda (30 de Marzo de 2017)

Pronóstico

Cuanto antes se detecte el cáncer de colon, más podrá influirse en la evolución y, por tanto, mejor será el pronóstico. Tras una intervención quirúrgica satisfactoria, solo un tercio de los casos de cáncer de colon evoluciona hacia una metástasis de otros órganos (metástasis a distancia), principalmente en el hígado. El riesgo de recurrencia del tumor en la pelvis (recidiva local) es aún menor.

En un cáncer de colon, las probabilidades de curación dependen, al igual que en el resto de tumores malignos, del estadio en que se halle la enfermedad. Si hay metástasis en el hígado, el pronóstico será peor. No rara vez, el tumor extiende solo una metástasis hasta el hígado, sin afectar al resto de órganos. En este caso, es posible eliminar la metástasis hepática quirúrgicamente o mediante una terapia láser. Cuando se ha eliminado el tumor original y no hay más metástasis, también en este caso las probabilidades de curación son bastante buenas.

Complicaciones

En un estadio avanzado del cáncer de colon pueden darse enfermedades secundarias en función del tamaño del tumor y de si están afectados órganos vecinos. Si el tumor sangra mucho, puede darse una anemia. Si el tumor crece muy rápidamente, esto puede dificultar el paso de las heces o incluso imposibilitarlo. Ante tal oclusión intestinal (íleo) es indispensable una intervención rápida.

Una operación inmediata también es necesaria si el tumor ha perforado la pared intestinal exterior y el contenido del mismo ha accedido al espacio abdominal abierto. Aquí, se producen fuertes dolores repentinos y puede llegar a darse un caso de peritonitis.

Atención post operatoria

Tras abandonar el hospital, el paciente debe someterse de forma regular a exámenes de control como parte del tratamiento post operatorio. Estas revisiones son muy importantes para detectar precozmente una posible reaparición del tumor (recidiva). Entre estos controles post operatorios se realiza un examen físico completo, una colonoscopia, radiografías del abdomen y la determinación del valor CEA (marcador tumoral) en sangre. La frecuencia, la duración y el contenido de la atención post operatoria dependerán del tipo de tumor, de la extensión del mismo, del éxito de la intervención quirúrgica, del post operatorio escogido y del estado de salud del paciente.