Cáncer: Definición

Autor: Laura Marcos Revisión médica: Dra. Isabel Pescador (1 de Febrero de 2018)

¿Cómo se define el cáncer? El término cáncer hace referencia a alteraciones patológicas de las células que provocan que estas se dividan con mayor frecuencia y rapidez que las células sanas. Se multiplican de manera descontrolada, de modo que se forma una agrupación de células anormales. A su vez, ignoran las órdenes de muerte celular o apoptosis; es más, adquieren la capacidad de volverse inmortales, alargando los telómeros de sus cromosomas, unas estructuras que se encargan de proteger la información genética.

Los tumores malignos invaden el tejido sano circundante y lo destruyen. Se propagan desde su origen a través de la sangre o del sistema linfático hasta otros órganos, donde crecen formando nuevos focos cancerosos (metástasis). El cáncer no es solo una enfermedad sino una familia de enfermedades. Hay más de 100 tipos diferentes de cáncer. Dependiendo de su localización, hablamos de cáncer de pulmón, cáncer de mama, cáncer de próstata, cáncer de colon…

No obstante, los tipos de cáncer no sólo se clasifican por su localización. También se pueden agrupar en categorías más amplias:

  • Los carcinomas: cáncer que empieza en la piel o en tejidos que revisten o cubren los órganos internos.
  • Los sarcomas pueden formarse, entre otras, a partir de las siguientes estructuras:
    • Células del tejido fibroso (fibrosarcoma)
    • Células musculares (miosarcoma)
    • Adipocitos (liposarcoma)
    • Osteocitos (osteosarcoma)
  • Leucemia: cáncer que empieza en el tejido en el que se forma la sangre, como la médula ósea, y causa que se produzcan grandes cantidades de células sanguíneas anormales y que entren en la sangre.
  • Linfoma y mieloma: cánceres que empiezan en las células del sistema inmunitario.
  • Cánceres del sistema nervioso central: cánceres que empiezan en los tejidos del cerebro y de la médula espinal.

Estadios del cáncer

Con el objetivo de tratar cada caso de cáncer de manera óptima, se ha elaborado una clasificación de los tumores en estadios en función de su tamaño, diseminación y malignidad.

El sistema TNM (tumor, ganglio y metástasis en sus siglas inglesas), empleado a nivel internacional, estadifica prácticamente todos los tumores malignos. En él determinadas letras y cifras equivalen a ciertas características, como por ejemplo el tumor primario (T), la ausencia o presencia de metástasis a los ganglios linfáticos (N) o la existencia de metástasis a distancia (M). La clasificación TNM únicamente excluye las leucemias y linfomas. Las leucemias afectan desde su inicio a todo el cuerpo, por lo que los oncólogos las describen en base a su evolución temporal y la apariencia y proporción de células anómalas en la sangre o la médula ósea.

Los linfomas malignos, por su parte, se clasifican tomando como criterio el tipo de célula implicada y su propagación en el cuerpo. En lo que respecta a la proliferación, se dividen en linfomas con alto grado de malignidad y linfomas con bajo grado de malignidad.

En el sistema TNM los tumores se evalúan teniendo en cuenta diversos factores:

  • T = tamaño del tumor: la escala oscila entre T1 para tumores pequeños y T4 para tumores de gran tamaño.
  • N = afectación de los ganglios linfáticos: N1 significa propagación a los ganglios linfáticos más cercanos al tumor; N2 y N3, a los ganglios linfáticos más alejados del foco canceroso.
  • M = metástasis: M1 implica la existencia de metástasis en alguna parte del cuerpo. M0, por el contrario, indica que no hay metástasis en órganos lejanos (metástasis distante).

Para algunos tipos de tumores se realiza una clasificación adicional (con frecuencia tras una intervención quirúrgica):

  • G = grado histológico en función de la agresividad o malignidad del tumor: los valores oscilan entre G1 (bajo grado de malignidad) y G4 (alto grado de malignidad).
  • R = tumor residual: hace referencia a la presencia o ausencia de persistencia tumoral tras una operación quirúrgica, así como a su tamaño (R0 = no hay tumor residual, R1 o R2 = tumor residual microscópico o macroscópico respectivamente, RX = no es posible evaluar la existencia de tumor residual).

Incidencia

Según datos del año 2012 (Informe Globocan 2012), el tipo de cáncer con mayor incidencia en el mundo es el de pulmón (13%). Es también el que registra una mortalidad más alta (19,4%). El cáncer de mama es el que presenta una mayor prevalencia a cinco años (número de pacientes con cáncer en una población, independientemente del momento en que fueron diagnosticados) con una tasa del 19,2%. A su vez, es el tipo de cáncer que más afecta a las mujeres.

Los últimos datos disponibles revelan también que el cáncer sigue afectando más a los hombres que a las mujeres. Entre los varones, la incidencia más alta es para el cáncer de próstata (21,7%) y la mortalidad más elevada para el de pulmón (27,4%). Entre los hombres españoles, en 2012 los cánceres más frecuentes fueron los de próstata (21,7%), pulmón (16,9%), colorrectal (15%), vejiga (9%) y estómago (3,8%). Entre las mujeres, el de mama (29%), colorrectal (14,9%), cuello de útero (5,9%), pulmón (5,7%) y ovario (3,7%). Independientemente del sexo, los tumores más habituales en España son: colorrectal (15%), próstata (12,9%), pulmón (12,4%), mama (11,7%) y vejiga (6,4%).

Aunque la mortalidad por cáncer ha descendido a nivel global en las dos últimas décadas, las cifras de incidencia siguen subiendo, y se espera que lo sigan haciendo. Las estimaciones para las próximas dos décadas son de unos 22 mil casos nuevos al año.