Bulimia (bulimia nerviosa): Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2016)

En la bulimia (bulimia nerviosa) el diagnóstico se realiza a través de los síntomas y los criterios de diagnóstico definidos por las clasificaciones internacionales vigentes (ECD-10 y DSM-IV). Es útil tener una charla con el paciente y con una o más de las personas cercanas a él para evaluar su conducta alimentaria y su imagen corporal. El uso de las pruebas psicológicas puede ser útil para descubrir los posibles trastornos de la personalidad que se dan en la bulimia.

La exploración física permite diagnosticar tanto la bulimia como los daños causados debido al trastorno alimentario. Para esto, el médico utilizará el índice de masa corporal (IMC). Además, los cambios característicos que se dan en esta enfermedad también pueden ser de utilidad para el diagnóstico. Estos cambios consisten en los daños en los dientes, la inflamación de las glándulas salivares (parótidas) y alteraciones en las manos. Aparte de eso, el médico medirá el pulso, la presión sanguínea y la temperatura, además de realizar una exploración neurológica. Por otro lado, se realizará un análisis de sangre rutinario que permita medir los electrolitos y los valores de los riñones. A través de un ECG se podrá comprobar si la deficiencia de potasio ha causado trastornos en el ritmo cardiaco.