Bulimia (bulimia nerviosa): Definición

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Gemma Tena (19 de Marzo de 2016)

El término bulimia (bulimia nerviosa) hace referencia, por definición, a un trastorno alimentario caracterizado por los atracones recurrentes. Bulimia significa “hambre de buey”. La palabra “nerviosa” hace referencia al componente psíquico de la enfermedad.

Las personas con bulimia consumen en sus atracones característicos grandes cantidades de alimentos con muchas calorías. En consecuencia, los afectados se preocupan por su peso y tienen miedo de ganar peso, por lo tanto, vomitan tras la comida o toman laxantes. Entre atracones, los afectados tratan de ceñirse a una dieta. El peso en los afectados por bulimia se mantiene casi siempre en un rango normal o sobrepeso, aunque a menudo muestran síntomas de malnutrición.

Existen dos tipos de bulimia:

  • Bulimia purgativa: en este tipo de bulimia los afectados vomitan tras los atracones de comida o toman laxantes o diuréticos. El tipo de bulimia que se da con más frecuencia es la bulimia purgativa.
  • Bulimia no purgativa: en este tipo de bulimia no se provocan vómitos ni se consumen fármacos, sino que los afectados ayunan entre atracones o realizan deporte en exceso. La bulimia no purgativa es la menos frecuente.

Incidencia

La bulimia (bulimia nerviosa) se da con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres, aunque el porcentaje de hombres que sufren trastornos alimentarios ha aumentado considerablemente en los últimos años.

Llama la atención que la bulimia se dé con mayor frecuencia en personas de clase media y alta. La incidencia en España de este trastorno en mujeres de 12-24 años es del 1%. En la mitad de los casos se da lo que se conoce como bulimia anoréxica en primer lugar (es decir, que a la bulimia nerviosa la antecede la anorexia).

Alrededor del 80% de todos los afectados por la bulimia son menores de 22 años cuando comienza la bulimia. Alrededor del 6% de las adolescentes admiten que vomitan y toman laxantes para bajar de peso.

Los trastornos alimentarios como la bulimia (bulimia nerviosa) no son siempre fáciles de delimitar para diferenciarlos de otros trastornos.

Otro de los trastornos alimentarios característicos que se da además de la bulimia es la anorexia (anorexia nerviosa). La diferencia entre la anorexia y la bulimia es a menudo difícil de determinar. En general, ambos trastornos alimentarios proceden de un miedo extremo a ganar peso. En la bulimia, así como en la anorexia, los afectados pueden presentar pérdida de peso o mantenerlo a través de dietas, vómitos y consumo de laxantes o diuréticos. Sin embargo, mientras que en la anorexia se da una severa pérdida de peso que se consigue evitando el consumo de alimentos en primer lugar, la principal característica de la bulimia es la presencia de atracones de comida recurrentes. La distinción entre la bulimia y la anorexia se encuentra, sobre todo, en el peso corporal del afectado. En la anorexia se suele dar un peso excesivamente bajo, mientras que en la bulimia el peso suele mantenerse dentro de un rango normal.

La bulimia sin vómitos (no purgativa) se diferencia de lo que se conoce como síndrome del atracón, puesto que en este los atracones van ligados al sobrepeso, se ingiere la comida rápidamente y se come sin hambre.