Bronquitis aguda

Autor: Redacción Onmeda (15 de Diciembre de 2016)

© iStock

¿Qués es la bronquitis aguda? La bronquitis agua es una inflamación aguda de las vías respiratorias inferiores (como los bronquios). Suele estar causada por virus y normalmente no presenta complicaciones.

El síntoma principal de la bronquitis aguda es una tos ocasional y molesta, que al principio suele ser seca (tos irritativa) y que al cabo de pocos días desaparece con la expectoración. A menudo, la bronquitis aguda va acompañada de otros síntomas como fiebre, dolores en las extremidades, picor en los ojos, catarro o ronquera. En muchos casos, antes de la bronquitis aguda, las personas afectadas ya padecían una infección de las vías respiratorias superiores (por ejemplo, catarro, faringitis).

Para el tratamiento de la tos constante en caso de bronquitis aguda, puede tomar remedios expectorantes. Existen antitusivos contra la tos irritativa. Pero debe procurar no tomarlos simultáneamente para que la mucosidad resultante también pueda desaparecer con la expectoración. Por eso lo mejor es tomar los expectorantes por la mañana o al mediodía, y los antitusivos por la tarde o antes de acostarse. Excepcionalmente, para una bronquitis aguda también pueden ser necesarios los antibióticos, aunque si es leve también suele curarse sin antibióticos.

Con la bronquitis aguda pueden aparecer complicaciones si la enfermedad de las vías respiratorias se convierte en una inflamación de los pulmones (neumonía) o bronquitis crónica.

La bronquitis aguda es una de las enfermedades más comunes. Cada semana unas 80 de cada 100.000 personas contraen esta enfermedad de las vías respiratorias, y el doble en el período invernal.

Los agentes patógenos de una bronquitis aguda se transmiten por una infección por gotitas. Esto significa que, al toser, al estornudar, o al sonarse la nariz, se liberan unas gotitas diminutas de las vías respiratorias que contienen agentes patógenos de la enfermedad y que viajan por el aire. De esta forma puede contagiarse a otras personas. Si al toser o al estornudar nos tapamos la boca con la mano, solo estamos protegiendo parcialmente del contagio a otras personas, pues a través de las manos los agentes patógenos también pueden transmitirse a otros objetos (por ejemplo, pomos, barras del autobús) o a otras personas (por ejemplo, al dar la mano) e infectar así a los demás. Por eso lo mejor es toser o estornudar en la manga y apartándose de las personas que están presentes. También hay que lavarse las manos con regularidad, al menos cada vez que se tose en ellas.