Publicidad

Publicidad

Borderline (trastorno límite de la personalidad)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (22 de Abril de 2016)

© iStock

El trastorno borderline o trastorno límite de la personalidad (TLP) es una alteración patológica de la personalidad que se caracteriza por un patrón continuo de inestabilidad en las relaciones sociales, la autoimagen y el estado de ánimo.

Las personas que padecen trastorno límite de la personalidad tienen dificultades para regular sus emociones y reaccionan con frecuencia de manera impulsiva. Su estado emotivo es muy variable: el abatimiento es el estado más habitual, durante el que pueden presentarse fases de fuerte excitación, miedo, desesperación e incluso ira que el paciente es prácticamente incapaz de controlar. Al mismo tiempo las personas que padecen este trastorno refieren sentimiento de vacío interior. Esta enfermedad también es conocida como trastorno borderline.

El trastorno borderline (trastorno límite de la personalidad) se caracteriza por la propensión a implicarse en relaciones intensas pero muy inestables. En un primer momento la pareja suele ser idealizada, si bien pasado un tiempo es menospreciada cuando no se cumplen las expectativas. Con frecuencia, las personas que padecen este trastorno presentan conductas de exposición voluntaria a riesgos. Por ejemplo, algunos consumen drogas, conducen a una velocidad excesiva o pierden su dinero en el juego. Sin embargo, también se producen comportamientos autodestructivos o automutilantes: se practican cortes o quemaduras, o amenazan con el suicidio. El motivo es, con frecuencia, evitar ser abandonados, o bien tiene como objetivo castigarse o herirse a sí mismos.

Entre los pacientes con trastorno borderline son habituales las experiencias de abuso u otras vivencias traumáticas graves, como violencia física en algún momento de su vida. Se cree que los factores genéticos también desempeñan un papel en el desarrollo de este trastorno.

El tratamiento del trastorno límite de la personalidad es complejo. La inestabilidad emocional del paciente puede afectar negativamente a la relación entre éste y su terapeuta. El objetivo principal del tratamiento es estabilizar al paciente en su vida cotidiana. A continuación se puede trabajar las experiencias traumáticas que se consideran la causa del trastorno.

El término trastorno límite o borderline se acuñó por la creencia de que los afectados se encuentran en el límite entre la neurosis y la psicosis.