Trastorno por atracón (binge eating)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (5 de Septiembre de 2016)

© iStock

El trastorno por atracón o binge eating disorder, también llamado trastorno alimentario compulsivo (TAC), pertenece al grupo de los trastornos de comportamiento alimentario junto con la anorexia nerviosa y la bulimia. Los pacientes ingieren en poco tiempo grandes cantidades de alimentos que frecuentemente son muy calóricos. Las personas que sufren de binge eating a menudo tienen sobrepeso y obesidad. También suelen padecer depresión, ansiedad y sentimientos de culpa.

Se empezó a hablar del binge eating en la década de los 90 utilizando términos como "síndrome de sobreingesta" o "trastorno por ingesta compulsiva" y desde el año 1994 se considera un cuadro clínico propio. Desde el año 2013, el Manual de Diagnóstico de Enfermedades Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría reconoce el "trastorno por atracón" como el tercer trastorno del comportamiento alimentario, después de la anorexia nerviosa y la bulimia. 

La persona que padece un trastorno de binge eating no puede controlar la cantidad que come ni cuándo debe parar de hacerlo y, en algunos casos, pueden superar la ingesta de 6.000 calorías diarias. Al contrario que en la bulimia nerviosa, los pacientes no emplean métodos sistemáticos como autoprovocarse el vómito o hacer demoasiado ejercicio con el fin de compensar el aumento de peso. Las personas con trastorno de binge eating suelen padecer, en la mayoría de los casos, sobrepeso y obesidad.

Se estima que el trastorno por atracón afecta a un dos por ciento de la población. En el caso de las personas con obesidad, el trastorno de binge eating es más frecuente: entre el cuatro y el nueve por ciento de las personas con obesidad pueden sufrir este trastorno.

A diferencia de la anorexia nerviosa o la bulimia, muchos hombres también están afectados por este trastorno; de hecho constituyen un tercio de todos los pacientes. Las causas del binge eating son desconocidas. Es probable que factores genéticos, biológicos y psíquicos contribuyan a su desarrollo.

El tratamiento del trastorno por atracón o binge eating se basa, sobre todo, en métodos terapéuticos conductuales. Los medicamentos no suelen ser una opción para tratar este trastorno pero en ciertos casos se pueden emplear como parte de un tratamiento multidisciplinar.

Dado que el trastorno del binge eating tiene un cuadro clínico relativamente nuevo, existen pocos estudios sobre la evolución de este trastorno. Un tratamiento adecuado es especialmente importante tanto para la evolución como el diagnóstico de este trastorno para evitar complicaciones asociadas al sobrepeso.