Balanitis: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (15 de Junio de 2016)

En la balanitis (inflamación del glande) o la postitis (inflamación del prepucio) influyen numerosas causas.

Normalmente, la inflamación del prepucio y del glande del pene se produce por bacterias. Además de las bacterias puede producirse por virus, hongos (como Candida) u otros agentes de transmisión sexual (por ejemplo, los parásitos como la Sarcoptes scabiei, responsable de la enfermedad conocida como sarna).

Las principales causas de la inflamación del glande o del prepucio a través de una infección con patógenos son el contacto sexual y la falta de higiene genital. Si existe una falta de higiene el esmegma, la secreción de las glándulas del glande y el prepucio, se acumula de forma local y se crea un caldo de cultivo ideal para los patógenos. En pocas ocasiones la postitis o la balanitis aparecen como parte de una enfermedad sistémica (por ejemplo, el síndrome de Reiter o la enfermedad de Behçet).

Dependiendo de su origen, existen diferentes tipos de balanitisUna de las más frecuentes es la balanitis candidásica, causada por el hongo candida, que puede transmitirse a través de las relaciones sexuales, pero también por falta de higiene, humedad, disminución de las defensas… y se manifiesta a través de máculas o pápulas, dolor o picor. Si un hombre padece candidiasis en repetidas ocasiones, es necesario descartar una diabetes mellitus. Además, la balanitis también puede estar causada por bacterias, o por virus como el herpes o el del papiloma humano (VPH).

Pero la balanitis también puede tener otras causas diversas. La falta de higiene también puede dar lugar a un tipo de balanitis, denominada balanitis de Zoon; otros factores, como la irritación por fricción, las reacciones alérgicas o la intolerancia a fármacos también pueden desencadenar balanitis o postitis.

  • Infección bateriana, por virus o por hongos (Candida) ya existentes o por contagio (relaciones sexuales).
  • Como consecuencia de una enfermedad sistémica (por ejemplo, el síndrome de Reiter o la enfermedad de Behçet).
  • Condiciones de humedad, que dan lugar a un ablandamiento de los tejidos, que favorece el crecimiento de hongos.
  • Causas mecánicas (por ejemplo, la fricción repetida en la actividad masturbatoria intensa.
  • Utilizar productos de higiene agresivos (varias veces al día) con jabón, lo que hace que se elimine la grasa de la piel.
  • El paso del tiempo, ya que la capa superficial de la piel adelgaza con la edad.

También existen causas para la inflamación del prepucio o el glande como en el caso de los jóvenes prepúberes en que se da fimosis o adherencias balanoprepuciales. Especialmente los niños que en la infancia temprana y la niñez tienen un prepucio muy estrecho tienen un mayor riesgo de postitis y balanitis. Cuando se da un estrechamiento del prepucio existe una desproporción entre el tamaño del glande y la anchura de la apertura de la piel del prepucio, de manera que éste no se retrae sobre el glande. Cuando es así, la orina y las secreciones se acumulan debajo del prepucio, lo que contribuye a las infecciones bacterianas.

Otras razones para que se dé un mayor riesgo de postitis y de balanitis es la función limitada del sistema inmune y determinadas enfermedades. Por ejemplo, las personas con VIH, otras deficiencias del sistema inmunitario o diabetes mellitus desarrollan rápidamente inflamación del glande o inflamación del prepucio.