Autismo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (19 de Marzo de 2012)

© Jupiterimages/Digital Vision

El autismo es un trastorno que aparece en los niños de diferentes edades y afecta al desarrollo de su personalidad. Las personas autistas suelen aislarse de su entorno social.

Los síntomas típicos del autismo afectan a tres ámbitos importantes de la vida, en los que los autistas tienen limitaciones de mayor o menor envergadura:

  • Un autista se aísla de su entorno; sus relaciones interpersonales son disfuncionales.
  • El desarrollo del lenguaje y la capacidad de comunicarse con otras personas están mermados.
  • Un autista tiende a repetir una determinada conducta (estereotipia); sus intereses y actividades están limitados en comparación con sus coetáneos.

El autismo se presenta de varias formas y se manifiesta de manera diversa, conforme al amplio espectro del trastorno:

  • El autismo infantil temprano (síndrome de Kanner), que aparece ya en los primeros meses de vida, es una de las formas más conocidas y a la que se hace referencia cuando se habla del autismo en sentido general. Muchas personas con autismo infantil temprano tienen limitadas sus capacidades mentales y pueden requerir cuidados durante toda su vida.
  • El síndrome de Asperger, que comienza durante la guardería o escuela primaria, es un trastorno autista más leve. El lenguaje y la inteligencia se desarrollan por lo común sin limitaciones especiales y en la edad adulta pueden llevar normalmente una vida autónoma.
  • El autismo atípico tiene, al igual que el síndrome de Asperger, repercusiones más leves.
  • El síndrome de Rett es un trastorno profundo del desarrollo en el que los afectados pueden requerir asistencia durante toda su vida, tal como en el caso del autismo infantil temprano.

A día de hoy no se han esclarecido por completo las causas del autismo. Se cree que los factores genéticos y los biológicos como, por ejemplo, enfermedades infecciosas, desempeñan un papel importante en su aparición.

El tratamiento del autismo tiene dos objetivos primordiales: fomentar las capacidades y puntos fuertes del paciente y promover su desarrollo. Para ello se utilizan fundamentalmente métodos de la terapia conductual, una forma de psicoterapia. A través de ellos el paciente autista aprende a establecer contacto con otras personas y a entablar relaciones.

El autismo es una patología que no tiene cura. Este trastorno acompaña a la persona afectada durante toda su vida. Sin embargo, los autistas no deben ser vistos como enfermos, sino como personas que perciben y viven el mundo de forma más o menos diferente. Muchos autistas pueden llevar una vida satisfactoria .