Astigmatismo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo

© Jupiterimages/iStockphoto

El astigmatismo es un fallo en el ojo que se produce por un defecto en la curvatura natural de la capa córnea del ojo. Por este motivo, cuando los rayos de luz inciden sobre el ojo no se concentran en un punto concreto en la retina y los afectados perciben una línea borrosa.

El astigmatismo se produce por una anomalía en la curvatura de la capa córnea del ojo. Normalmente, este fallo es congénito pero lesiones, cicatrices o úlceras en la capa córnea pueden evolucionar hacia el astigmatismo. Si este fallo es leve es muy posible que la persona no se dé cuenta de que lo padece. Sin embargo, si la irregularidad en la córnea es severa el afectado sufre una pérdida en la agudeza visual considerable. Este es el signo distintivo del astigmatismo. Si no se corrige con unas gafas o lentillas el afectado puede sufrir dolor de cabeza y quemazón en los ojos porque el ojo trata de acomodar la vista para enfocar correctamente la imagen.

Unas gafas con cristales cilíndricos o unas lentillas específicas ayudan a corregir parcialmente esta irregularidad en la curvatura de la capa córnea del ojo. Si la anomalía de la córnea es muy severa existe la posibilidad de someterse a una intervención quirúrgica o realizar un trasplante de córnea. Es importante detectar precozmente el astigmatismo en los niños con el objetivo de que no evolucione a complicaciones mayores de la vista.