Artritis reumatoide (reuma)

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (10 de Septiembre de 2014)

© Jupiterimages/iStockphoto

Millones de personas en España padecen de enfermedades reumáticas, lo que se conoce popularmente como reuma. Hay que distinguir entre enfermedades reumáticas degenerativas e inflamatorias.

La forma inflamatoria más común es la artritis reumatoide (AR). En esta enfermedad, se produce una alteración en el funcionamiento del sistema inmunológico. El organismo genera anticuerpos que ataca las propias articulaciones y diferentes tejidos destruyéndolos, por lo que se engloba dentro de las denominadas enfermedades autoinmunes. Afecta más a las mujeres que a los hombres.

Las causas de la artritis reumatoide siguen sin estar aclaradas del todo. Pero existe una relación entre los factores genéticos y la alteración del sistema inmune. Los síntomas típicos son dolores nocturnos y matutinos de las articulaciones, principalmente de las manos, así como rigidez matutina de estas articulaciones de larga duración. La afectación suele ser bilateral y simétrica, es decir afecta mayoritariamente a las mismas articulaciones, sobre todos de ambas manos aunque puede afectar a otras articulaciones. Con el tiempo y sin un tratamiento efectivo se pueden producir deformaciones articulares y, más raramente, puede afectar también a órganos (ojos, glándulas salivares y lacrimales, piel, corazón, pulmones).

El diagnóstico de la artritis reumatoide se basa en el cumplimiento de unos criterios diagnósticos que incluyen la sintomatología del paciente (determina por medio de la anamnesis), la exploración física, parámetros analíticos y hallazgos en las radiografías de manos y pies. Para evitar o retrasar posibles complicaciones, es imprescindible iniciar precozmente un tratamiento específico y eficaz. Éste se basa en los llamados fármacos modificadores de la enfermedad (FAMES) eventualmente en combinación con otros medicamentos antiinflamatorios. Otra opción terapéutica relativamente nueva son los llamados fármacos biológicos. Los pacientes adicionalmente también pueden beneficiarse como parte del tratamiento de terapia física, la ergoterapia, la fisioterapia y el tratamiento quirúrgico.