Artritis: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Leticia del Olmo (27 de Junio de 2012)

En la artritis, los pasos esenciales para el diagnóstico son la descripción de los síntomas, la exploración física, el análisis de sangre y la radiografía.

La descripción de los síntomas da la primera pista sobre la causa y la gravedad de la artritis. Las siguientes preguntas deben aclararse para un correcto diagnóstico:

  • ¿Cuál es o cuáles son las articulaciones afectadas?
  • ¿Qué molestias presenta?
  • ¿Desde cuándo se dan estos síntomas?
  • ¿La articulación ha sufrido sobrecarga (deporte, accidente, etc.)?
  • ¿Padece el paciente otras enfermedades (como la gota)?

Además, con la exploración general del cuerpo se probará si la articulación afectada está inflamada, enrojecida, caliente y si se puede mover.

En casos de artritis los parámetros de inflamación en sangre (leucocitos, PCR y velocidad de sedimentación globular) suelen estar elevados. En la artritis reumatoide el factor reumatoide puede ser positivo y en casos de gota, los niveles de ácido úrico aparecen elevados.

Las radiografías son útiles cuando se sospecha que la articulación está dañada por la artritis. En la artritis reumatoide tras algunos años de evolución se pueden observar destrucción articular en las radiografías.

Si son necesarias más exploraciones, se puede hacer una punción articular o artrocentesis (extracción de líquido o tejido de la articulación) o una artroscopia.