Enfermedad inflamatoria pélvica (anexitis): Infección descendente

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (19 de Marzo de 2012)

Se habla de infección descendente cuando los patógenos de los órganos vecinos inflamados, por ejemplo, en la inflamación del apéndice (apendicitis) o del intestino grueso (proctitis), “bajan” a los anexos. Esto sucede por el estrecho contacto entre los órganos. La infección puede extenderse directamente de un órgano a otro. Para describir esta idea los médicos emplean la expresión per continuitatem. Pero los patógenos de la enfermedad también pueden llegar a los anexos por vía linfática.

Es raro que se produzca una anexitis después de operaciones abdominales, por ejemplo, tras la extirpación del apéndice (apendicectomía). La infección pasa de la zona de la operación en torno a los órganos sexuales internos a los ovarios y a las trompas de Falopio anexos. Los hematomas internos y las lesiones de los tejidos provocadas por la operación favorecen la infección.

Infección hematógena

Una infección por vía sanguínea (hematógena) es típica de una anexitis causada por Mycobacterium tuberculosis, el patógeno de la tuberculosis.