Anemia: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (16 de Diciembre de 2016)

¿Cuáles son las causas de la anemia? Las causas de la anemia son muy diversas, así como los mecanismos por los que dicha causa origina la anemia. Por ejemplo, en la anemia por deficiencia de hierro ocurre un trastorno en la formación de glóbulos rojos (eritrocitos). Sin embargo, en otras anemias puede no darse tanto el caso de que haya un déficit, sino una mala distribución de los glóbulos en cuestión. Cuantos menos glóbulos rojos, menos oxígeno puede transportarse en la sangre.

Trastorno en la formación de glóbulos rojos (formación de eritrocitos)

Los tipos de anemia que dependen del trastorno en la producción de glóbulos rojos son los siguientes:

  • La anemia carencial: aquí, en el organismo existe un déficit de algunos componentes necesarios para la producción de glóbulos rojos, de modo que éstos van sufriendo una reducción en número y presentan anomalías morfológicas. Algunos ejemplos de la anemia carencial son los siguientes:
  • La anemia renal: es una consecuencia de una enfermedad renal que provoca una insuficiencia renal. En este caso se trata de una anemia multifactorial porque son varios factores los que contribuyen a su aparición.
  • La anemia aplástica: enfermedad rara, en la que la médula ósea deja de producir células sanguíneas.
  • El síndrome mielodisplásico es una enfermedad en la que se produce un trastorno en la producción de las células de la sangre; es un trastorno de la médula ósea.
  • Las enfermedades malignas, inflamatorias e infecciosas, en las que también se ve afectada la médula ósea son otras causas de anemia.

Deficiencia de hierro

Entre todas las causas, la deficiencia de hierro es la más frecuente. Principalmente, el agente desencadenante de la anemia por deficiencia de hierro es la pérdida de sangre crónica, que aparece en hemorragias prolongadas, por ejemplo, en el aparato gastrointestinal (úlceras gástricas, hemorroides o tumores) o durante la menstruación femenina.

Una ingesta insuficiente o una alteración de la absorción de hierro pueden provocar este tipo de anemia. Puede afectar a personas que no toman alimentos con el suficiente contenido en hierro (vegetarianos) o a personas cuyo intestino no puede absorber adecuadamente el hierro de la comida. En este grupo, entran las personas que han sufrido una operación, en la que se les ha extirpado parte del estómago (por ejemplo, por un cáncer de estómago o una úlcera gástrica) o aquellas que padecen una enfermedad gástrica que altera su intensamente su función. Existen también ciertos fármacos (como los antiácidos, los cuales neutralizan los ácidos gástricos), que pueden dificultar la asimilación del hierro en el cuerpo y provocar este tipo de anemia, ya que la acción de dichos ácidos es necesaria para la absorción del mineral.

Por otra parte, causas de anemia son también la alteración en la distribución del hierro, su transporte o su aprovechamiento y se manifiestan, por ejemplo, en pacientes con infecciones o inflamaciones crónicas o con tumores.

Algunas personas requieren una ingestión suplementaria de hierro, por ejemplo, los niños en edad de crecimiento o las mujeres durante el embarazo o la lactancia. Si no se lleva a cabo esta toma suplementaria puede provocar igualmente anemia.