Alteración de la pigmentación de la piel

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Palestino Abdeljabbar (16 de Diciembre de 2016)

© Jupiterimages/Digital Vision

¿Por qué se altera la pigmentación de la piel? En una alteración de la pigmentación de la piel, hay un desorden en la formación de pigmentos cutáneos por lo que la piel presenta un aumento (hiperpigmentación) o una disminución (hipopigmentación o acromía, despigmentación) de la coloración.

Las causas de las diferencias en el color de la piel son variadas dependiendo de la forma de la alteración de la pigmentación. Aquí pueden jugar un papel importante tanto factores genéticos como influencias externas sobre la piel como el frío, la presión, la fricción, los cosméticos o determinados medicamentos. Además, los trastornos hormonales también pueden ser responsables de una alteración de la pigmentación.

Los síntomas que aparecen en una alteración de la pigmentación son muy variados: los típicos cambios de color pueden variar fuertemente en su tamaño, simetría, manifestación y color. Algunas alteraciones de la pigmentación quedan limitadas a determinadas zonas del cuerpo, en ocasiones también puede verse afectado todo el cuerpo.

El diagnóstico de una alteración de la pigmentación tiene lugar a la vista de las informaciones del historial del paciente y mediante la inspección de las zonas cutáneas afectadas. Por otro lado, también puede ser útil una muestra de tejido. Una alteración de la pigmentación es, en muchos casos, inofensiva por lo que el tratamiento no es absolutamente necesario. Las manchas pigmentarias pueden cubrirse a menudo con una crema adecuada (como las destinadas al camuflaje de imperfecciones). Sin embargo, a menudo los afectados perciben las diferencias más o menos marcadas en su color de piel como una carga emocional por motivos estéticos. En este caso, se recomienda tratar la alteración de la pigmentación (si es necesario, también a nivel psicológico). La evolución de la alteración de la pigmentación depende de su forma y de su causa. No es posible prevenir una alteración de la pigmentación de origen genético u hormonal.