Alopecia difusa: Causas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Patricia Alva (20 de Mayo de 2016)

La alopecia difusa puede tener una serie de causas distintas. En la mayoría de casos provoca una pérdida de densidad del cabello distribuida de manera uniforme por toda la cabeza. La alopecia difusa se puede desarrollar a consecuencia de una enfermedad, al igual que puede provocarla una mala alimentación, el estrés, intervenciones quirúrgicas con anestesia general y medicamentos.

Más concretamente, la alopecia difusa puede deberse a las siguientes causas:

Enfermedades


La alopecia difusa se desarrolla en algunas mujeres entre dos y cuatro meses después del nacimiento del niño. La razón es una relativa falta de estrógeno. Durante el embarazo aumenta la concentración de hormonas sexuales femeninas (estrógenos) en sangre y el pelo crece más de lo que lo hace normalmente. Cuando la concentración vuelve a caer hasta los niveles originales tras el parto, muchas mujeres pierden el cabello producido en exceso. El estrés durante el parto contribuye a ello. Este es un proceso natural sin valor de enfermedad, por lo que no hay motivo para preocuparse.

Al comenzar o dejar de tomar medicamentos de protección anticonceptiva (por ejemplo, la píldora) de forma repentina o al inicio de la menopausia (climaterio) se puede producir alopecia difusa debido a la falta de estrógeno. Al tomar anticonceptivos, la concentración de hormonas masculinas (andrógenos) aumentada artificialmente puede dar lugar a que se formen cabellos de calidad inferior y las raíces capilares mueran finalmente.

Alimentación


Una serie de medicamentos también puede provocar alopecia difusa. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Quimioterapia con citostáticos
  • Inhibidores de la ECA (por ejemplo, fármacos para la hipertensión)
  • Betabloqueantes (por ejemplo, fármacos para la hipertensión)
  • Reductores de lípidos (medicamentos que reducen las grasas sanguíneas)
  • Retinoides (derivados de la vitamina A, como el principio activo acitretina)
  • Medicamentos tiroideos (denominados tireostáticos)
  • Heparina (anticoagulantes)
  • Antibióticos
  • Analgésicos

Radioterapia y accidentes radiológicos

La radioterapia o los accidentes radiológicos pueden producir alopecia. La radiación ionizante superior a unos 3,8 Gray provoca la caída del cabello. Gray es la dosis de energía (es decir, la cantidad de energía) transferida a un cierto volumen o absorbida por la materia cuando se irradia esta última. Por lo general, el cabello vuelve a crecer al cabo de unos dos meses. Una dosis de radiación superior a 8 Gray puede dar lugar a una pérdida del cabello duradera.