Caída de cabello (alopecia): Tratamiento

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (8 de Enero de 2016)

En muchas ocasiones, no es necesario un tratamiento para la caída del cabello desde el punto de vista médico, ya que no suele subyacer una enfermedad etiológica. Si existe una correlación inequívoca con una alteración de la salud, como, por ejemplo, la pérdida difusa de cabello, se debería realizar un tratamiento de la enfermedad causante o de la situación de carencia.

Independientemente de denominar “enfermedad” a la pérdida de cabello, muchas personas están psicológicamente afectadas por este motivo. Mayoritariamente son las mujeres afectadas las que se encuentran menos atractivas, pero también muchos hombres se traumatizan por el debilitamiento de su cabello. Los problemas psicológicos generan en los pacientes algunas preguntas. ¿Cómo puedo frenar la caída del cabello? ¿Cuáles son los productos contra la alopecia que realmente son efectivos? No existe una respuesta universal, ya que el tratamiento se enfoca según cada caso en particular.

Alopecia androgénica

Tan sólo hay unos pocos principios activos que realmente son capaces de ayudar en la pérdida de cabello determinada genéticamente. Por lo tanto, es importante informarse sobre los productos ofertados y asegurarse que el tratamiento tiene un efecto demostrado científicamente en humanos.

El tratamiento en los hombres

Los principios activos que han demostrado tener mayor eficacia son el minoxidil y el finasterida.

El finasteride inhibe la transformación de la testosterona en la dihidrotestosterona (DHT), que actúa con más fuerza sobre el folículo piloso. De esta manera la concentración de DHT puede disminuir hasta un 70%. Este tratamiento solamente está indicado en hombres. Los niños, adolescentes y las mujeres no deben tomar el finasteride. Como el principio activo afecta al metabolismo hormonal en su totalidad, pueden aparecer efectos secundarios como problemas de impotencia.

El proceso detallado de cómo actúa el minoxidil sobre el crecimiento capilar aún no está muy claro. Los científicos sospechan que el minoxidil estimula la raíz capilar. El finasteride y el minoxidil consiguen frenar la caída del cabello en 9 de cada 10 hombres y de estos un 50% experimenta un aumento visible de grosor en el cabello. A pesar de todo, no es fácil para los expertos predecir cómo de eficaz va a ser el tratamiento a nivel individual.

Otro principio activo que probablemente inhiba la transformación de la testosterona en DHT es el alfatradiol (17-alpha-estradiol). Se emplea a modo de solución (tratamiento tópico). Está demostrado que el alfatradiol provoca un aumento de la cantidad de pelo durante la fase de crecimiento y, sin embargo, una disminución en la fase de descanso. Estas observaciones sirven como indicio de que el alfatradiol puede retrasar la evolución de la caída del cabello, pero, actualmente, no consigue que el cabello vuelva a nacer o que aumente en cantidad. El alfatradiol apenas tiene efectos secundarios.

Por norma general, el éxito del tratamiento de la alopecia heredada genéticamente depende preponderantemente de cuándo se establece la caída del cabello. El comienzo temprano y el tratamiento consecutivo son de gran relevancia. Como en la alopecia androgénica las raíces capilares se atrofian si no se realiza un tratamiento, es prácticamente imposible reactivar el crecimiento una vez formada una calva. Las personas que se vean muy afectadas por una calva o zonas calvas pueden sopesar un trasplante capilar o llevar un peluquín o una peluca.

El tratamiento en las mujeres

En varios estudios, una solución al 2% con el principio activo minoxidil dio resultados positivos. En la mayoría de las mujeres se frenó la caída del cabello y en 2 de cada 10 volvió a aumentar el espesor del pelo. El uso de minoxidil es el tratamiento más habitual.

Pocas semanas tras el comienzo del tratamiento, el minoxidil puede ser desconcertante y llevar a un efecto que crea un gran desconcierto en muchas mujeres. Aproximadamente, entre la cuarta y la octava semanas de tratamiento puede aparecer un aumento transitorio de la pérdida del cabello, que es denominada por los expertos como shedding. Sin embargo, en contra de los temores, este efecto es un indicio de que el tratamiento es efectivo. Otra peculiaridad del tratamiento con minoxidil es que las mujeres de rasgos más mediterráneos (por ejemplo, algunas mujeres del sur de Europa) reaccionan a este con un aumento del crecimiento del vello en la frente y en la cara.

Aparte del minoxidil se emplean en el cuero cabelludo soluciones con principios activos, encargados de inhibir la transformación de la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), como el 17-alfa-estradiol (alfatradiol) y el 17-beta-estradiol. Hay indicios de que el Alfatradiol aumenta la cantidad de pelo en la fase de crecimiento, postergando de esta manera el avance de la caída capilar. En la actualidad el Alfatradiol no logra una reactivación del crecimiento o un aumento de grosor del cabello. Apenas tiene efectos secundarios.

Si la mujer sufre de alopecia androgénica muy marcada y prematura, se recomienda seguir un tratamiento con preparados hormonales en forma de comprimidos.

Alopecia areata

En principio, la alopecia areata es una enfermedad reversible. En la mayoría de los pacientes con una >alopecia areata poco marcada, o bien se da una mejoría o bien las zonas calvas se vuelven a recuperar por completo. De todos modos, en lugar de un tratamiento médico oral o tópico, también se puede valorar esperar para ver la evolución. También se puede considerar una simple espera. Esta opción se rige según el historial personal de alopecia y según si el paciente la considera factible.

El tratamiento de la alopecia areata depende del estadio y la evolución de la caída del cabello. Como no existe una causa hormonal hereditaria para este tipo de alopecia, los preparados empleados para la alopecia en parches redondos y los empleados para la alopecia androgénica son diferentes.

Estas son los tratamientos que se suelen emplear:

  • Zinc
  • Tratamiento local con corticoides (crema, solución, espuma)
  • Terapia sistémica con corticoides
  • Tratamiento inmunológico local con el principio activo DCP (difenilciclopropenona)

Estos son los principios activos empleados en los tratamientos considerados por los expertos como ineficaces, insuficientes y generalmente decepcionantes:

  • Los llamados inhibidores de la calcineurina (principio activo como el tacrolimús y el pimecrolimús)
  • Los denominados agentes biológicos (proteínas creadas tecnogenéticamente, que a su vez bloquean ciertas proteínas del propio organismo), por ejemplo, alefacept y etanercept

Alopecia difusa

El tratamiento de la alopecia difusa se centra en su causa. Esta puede ser una enfermedad, los efectos secundarios de ciertos medicamentos o una anemia (deficiencia en proteínas, ferropenia). Un tratamiento con principios activos como el minoxidil (una solución al 2% que se aplica sobre el cuero cabelludo) puede ser de gran apoyo.

El que una dieta con suplementos dietéticos específicos pueda tener efectos terapéuticos positivos, es controvertido. Una investigación ha demostrado que la combinación de aminoácidos que contienen azufre y vitamina B pueden reducir la alopecia difusa, pero son necesarios más estudios científicos para confirmar este efecto.