Alergia al níquel: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (6 de Junio de 2011)

La alergia al níquel suele seguir una evolución favorable: el eccema de contacto causado por el níquel suele responder bien a la terapia y remitir rápidamente. Si los afectados evitan los alérgenos, bajo este tratamiento los síntomas de alergia al níquel suelen disminuir rápidamente.

En casos raros se desarrolla como resultado de la alergia al níquel un eccema crónico que requiere un tratamiento continuo, ya sea en forma de preparados especiales de cuidado de la piel o con una terapia de rayos (UVA o rayos ultravioleta).

Complicaciones

En ciertas circunstancias una alergia al níquel puede estar asociada con complicaciones durante su evolución. Este es el caso cuando el desencadenante de la alergia al níquel está localizado dentro del cuerpo: las prótesis, implantes o dentaduras postizas pueden contener níquel y causar reacciones alérgicas. En este caso, se debe retirar el material desencadenante inmediatamente y sustituirlo por otro sin níquel.