Afasia

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (17 de Mayo de 2016)

© iStock

La afasia es la pérdida de la capacidad de comprender o emitir el lenguaje. Es un trastorno adquirido que se produce a consecuencia de una lesión en una región determinada del cerebro. Supone la pérdida total o parcial del lenguaje adquirido previamente.

En primer lugar, son responsables de la afasia los trastornos circulatorios de los vasos sanguíneos de la zona del cerebro responsable del funcionamiento del lenguaje (apoplejía o infarto cerebral). También está asociada a problemas cardiovasculares como arteriosclerosis, diabetes mellitus, hipertensión arterial, hipercolesterolemia o consumo de tabaco. Además, las hemorragias y los tumores pueden causar lesiones cerebrales con el consiguiente trastorno del habla. La afasia infantil se produce normalmente tras un traumatismo craneoencefálico. Durante un infarto cerebral (ictus) una parte del cerebro deja de recibir suficiente oxígeno, lo que puede llevar a la muerte del tejido cerebral.

La afasia puede afectar a diferentes áreas del lenguaje, de manera que el trastorno se hace evidente al usar el lenguaje en distintos aspectos como, por ejemplo, en el incumplimiento de las reglas concernientes a la formación de palabras (léxico), la falta de comprensión del significado de las palabras (semántica), fallos en la gramática (sintaxis) o la articulación de la palabra (fonología). Además, los trastornos afásicos se pueden hacer patentes en el habla, la escritura, la comprensión y la lectura.

Según qué síntomas se presenten, las afasias se pueden clasificar en diferentes síndromes. Los más importantes de los que citaremos a continuación son la afasia de Broca, la afasia de Wernicke, la afasia amnésica y la afasia global. Estos síndromes se relacionan con la lesión de una determinada región del cerebro.

Las personas que padecen afasia pueden sufrir al mismo tiempo disartriaapraxia, o problemas de deglución.