Adicción a la nicotina (dependencia de la nicotina): Síntomas

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dr. Tomás Rodelgo (30 de Mayo de 2016)

La adicción a la nicotina (dependencia de la nicotina) provoca síntomas físicos y psíquicos, unos serán característicos del consumo y otros de la abstinencia de la nicotina.

Por consumo de nicotina

La nicotina provoca síntomas tanto en personas con adicción a la nicotina (dependencia de la nicotina) como en personas que solo fuman esporádicamente. La absorción de nicotina estimula, frena, estresa y relaja el cuerpo al mismo tiempo.

Bajo los efectos de la nicotina, el corazón late más deprisa, la tensión arterial aumenta, se reduce el riego sanguíneo de la piel y órganos internos y disminuye la temperatura corporal.

Por abstinencia de nicotina

En el caso de la adicción a la nicotina (dependencia de nicotina), la abstinencia de nicotina provoca un conjunto de síntomas que se denominan síndrome de abstinencia: los indicios típicos de abstinencia de nicotina son nerviosismo, irritabilidad, mal humor o estado de ánimo depresivo, agresividad, miedo, problemas de concentración, inquietud, insomnio, hambre y una necesidad intensa de fumar. Estos síntomas de abstinencia mayoritariamente corporales de la adicción a la nicotina, desaparecen normalmente transcurridas tres a cuatro semanas.

En el caso de la abstinencia de nicotina, la dependencia psíquica de la nicotina dura más tiempo porque la mayoría de los consumidores habituales de tabaco fuman durante muchos años en determinadas situaciones. Se acostumbran a afrontar disgustos y estrés recurriendo al tabaco, fumar en sociedad o para estimularse psíquicamente. En el caso de una adicción a la nicotina, la abstinencia de la misma en estas situaciones provoca en las personas un vacío que deben aprender a gestionar de nuevo.

Dado que, además, muchos ex-fumadores sustituyen los cigarrillos con dulces y otros alimentos, suele producirse un aumento de peso al principio de la desintoxicación del tabaco. Por ello, se aconseja al fumador que desee dejar de fumar que cuide su alimentación y mantenga la actividad física durante el proceso de deshabituación del tabaco. No está demostrado que la abstinencia de nicotina sea la causa directa del aumento de peso. No obstante, al eliminar el efecto estimulante, simpaticomimético, continuado, de la nicotina sobre el metabolismo basal, el consumo de calorías.