Acné: Evolución

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (26 de Junio de 2011)

Por lo general, el acné evoluciona favorablemente y los casos graves son más bien pocos. Los casos de acné común (acne vulgaris) se curan del todo y por sí solos normalmente al aproximarse a los 25 años de edad. En mujeres suele tardar algo más hasta que desaparecen todos los granos y espinillas (comedones), a veces hasta los 40 años de edad.

La evolución del acné puede depender de la propia persona afectada: un tratamiento precoz y apropiado puede evitar la aparición de cicatrices y de otras complicaciones.

Por lo contrario, intentar reventar los granos y espinillas o maquillarlos; limpiar o desinfectar excesivamente la piel puede empeorar esta enfermedad cutánea. De igual manera, la alimentación puede influenciar la evolución del acné. Un consumo alto de leche y de ciertos alimentos (altos en azúcares), como el chocolate, la miel, la mermelada y otros alimentos dulces, puede crear o empeorar el acné. La forma grave de acné, en cuya evolución aparecen grandes alteraciones de la piel en la zona anal, axilar, ingles o pecho de la mujer (llamada acne inversa), puede tener un pronóstico negativo, si no va acompañada de un tratamiento. En casos muy excepcionales puede llegar a desarrollarse un cáncer de piel.