Acné: Diagnóstico

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (26 de Junio de 2011)

Para diagnosticar el acné suele bastar con ver el estado de la piel. Los granos y espinillas (comedones) típicos, las pápulas y pústulas, así como la piel grasa son bastante concluyentes, sobre todo cuando el afectado es un adolescente en plena pubertad.

Cuando el acné es grave, suele ser muy recomendable descartar la existencia de bacterias en las pápulas y pústulas con un simple frotis para el diagnóstico.

Aparte de los medicamentos o productos cosméticos, puede haber más causas que determinen la impureza de la piel. Durante el diagnóstico habría que descartar, por lo tanto, otras formas diferentes al acne vulgaris. Aquí es importante analizar el cuerpo entero de la persona afectada, así como las enfermedades generales (sobre todo las alteraciones hormonales y metabólicas) que padece.