Semana 41 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (2 de Septiembre de 2016)

© iStock

A partir de la semana 41 de embarazo se habla de bebé postérmino. Si el bebé todavía no ha nacido, la embarazada se encuentra fuera de cuentas. No obstante, un postérmino de hasta 2 semanas entra dentro de lo normal.

A partir de la semana 41 el embarazo se vigila muy estrechamente para asegurarse de que la madre y el niño están bien. De ahí que las revisiones preventivas se realicen cada dos días hasta el parto. Antes del final de la semana 42 de embarazo habrá que decidir cómo inducir el parto o si es necesario realizar una cesárea para traer al bebé al mundo. 

En la semana 41 de embarazo el bebé tiene alrededor de 39 semanas. (La diferencia entre la edad y la semana de embarazo se debe a que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para optimizar el cálculo). Un embarazo generalmente dura en total 40 semanas o 9 meses (sin embargo, también entra dentro de la normalidad que el bebé nazca hasta dos semanas después de la fecha de nacimiento calculada). El cálculo empieza unas dos semanas antes de la fecundación, esto es, desde el primer día de la última menstruación. Dicho cálculo ha demostrado ser más eficaz, porque no es posible determinar de forma clara y retroactiva la fecha de ovulación de cada mujer. 

La madre

Muchas futuras madres se ponen nerviosas cuando la fecha del parto se sobrepasa con el inicio de la semana 41 y no existe ningún indicio de que este se aproxime. Pero, en principio, un bebé postérmino no es algo poco común. Tan solo aproximadamente un 4% de los niños vienen al mundo en la fecha calculada, el resto lo hacen entre dos semanas antes y dos semanas después de la fecha prevista de parto.

Dado que las revisiones preventivas se realizan de forma muy frecuente, tampoco existe motivo para preocuparse por el bebé. Si se sospecha que hay complicaciones, el ginecólogo se ocupa de que se induzca el parto o se realice una cesárea. Hasta entonces, la embarazada debe tener paciencia: ya no queda mucho.

El bebé

Por lo general, en la semana 41 de embarazo el bebé todavía se encuentra bien en el seno materno. Mientras la placenta siga cumpliendo su función y haya suficiente líquido amniótico no le falta nada. Apenas gana peso ni crece más.

No obstante, ahora se comprueba si la placenta puede seguir realizando su cometido, ya que se trata de un órgano que con el tiempo envejece y se calcifica, de tal modo que puede llegar un momento en el que ya no se consiga transportar suficiente oxígeno ni sustancias nutritivas. Además, el líquido amniótico disminuye con el tiempo. Si se produjera uno de estos casos o los dos, el parto se induce o se realiza una cesárea.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según va avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.