Semana 32 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (2 de Septiembre de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

En la semana 32 de embarazo el bebé mide aproximadamente 43 centímetros y pesa unos 1.800 gramos.

En esta semana las patadas del bebé, tan intensas que impiden respirar a la madre durante unos segundos, ocurren con mayor frecuencia e intensifican la dificultad para respirar ya existente. Ahora los descansos deben ser más frecuentes y el ritmo se debe moderar.

Entre el inicio de la semana 29 y el final de la semana 32 es cuando se realiza la tercera y última revisión importante, con ecografía incluida. El contenido se corresponde con el de la segunda revisión: incluye la exploración normal de cada cuatro semanas en la que se pesa a la gestante, se le toma la tensión y se analiza su orina para medir los niveles de proteínas, de glucosa y la presencia de gérmenes. También se analiza en sangre el nivel de hemoglobina. El ginecólogo determinará, asimismo, la posición del útero, midiendo la distancia desde la parte superior (tocando a través de la pared abdominal) hasta el ombligo o el arco costal inferior. 

Durante la ecografía, el médico determina la longitud del bebé desde la coronilla a los talones, entre otros parámetros; son los que se denominan datos biométricos:

  • Diámetro biparietal (DBP): el diámetro de la cabeza entre ambos huesos parietales, es decir, como desde una sien a la otra. Para ello se mide, en la ecografía, la distancia entre las sienes.
  • Diámetro fronto-occipital (DFO): el diámetro de la frente al occipucio (parte posterior de la cabeza).
  • Perímetro craneal (CC): a menudo, el ginecólogo mide la circunferencia de la cabeza en vez del fronto-occipital.
  • Diámetro abdominal transverso (DAT): se mide la distancia desde la parte lateral del vientre de izquierda a derecha.
  • Diámetro torácico transverso (DTT): se mide la distancia desde la parte lateral del tórax de izquierda a derecha.
  • A menudo, en vez de medir longitudinalmente abdomen y tórax, se mide el diámetro de abdomen y tórax anteposterior o el contorno de abdomen y tórax (CAT).
  • Abdomen anteposterior: se mide la distancia desde el ombligo a la espina dorsal.
  • Perímetro abdominal (PA) o circunferencia abdominal (CA): se mide el contorno del vientre.
  • Perímetro torácico (PT) o circunferencia torácica (CT): se mide el contorno del tórax.
  • Longitud femoral (LF): el fémur es la denominación científica del hueso del muslo y puede medirse muy bien en la ecografía.
  • De forma alternativa, también se puede medir la longitud del húmero (LH), es decir, la del hueso del brazo.

Los datos que mide de forma precisa el ginecólogo dependen también de la posición del feto en ese momento y de cuánto se esté moviendo.

La longitud del fémur multiplicada por siete nos ofrece la longitud de la coronilla a los talones. El resto de los datos también nos proporciona información importante sobre el desarrollo del feto en ese momento.

En la ecografía se volverá a comprobar si el embarazo es de un feto o de más. Además, el ginecólogo medirá la cantidad de líquido amniótico, la actividad cardíaca, los movimientos del bebé y la posición de la placenta.

Todos los valores recogidos se anotarán en la cartilla de la embarazada o en su historia clínica.

En la semana 32 de embarazo el bebé tiene alrededor de 30 semanas (la diferencia entre la edad y la semana de embarazo se debe a que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para optimizar el cálculo). En total el embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo empieza unas dos semanas antes de la fecundación, esto es, desde el primer día de la última menstruación. Dicho cálculo ha demostrado ser más eficaz, porque no es posible determinar de forma clara y retroactiva la fecha de ovulación de cada mujer. 

La madre

En la semana 32 de embarazo el límite superior del útero de la gestante está más o menos en la mitad de la distancia entre el esternón y el ombligo. En este tiempo es conveniente masajear regularmente el perineo para evitar un desgarro.

Durante esta semana el embarazo va provocando mayor fatiga a muchas futuras madres. Se debe escuchar al propio cuerpo y moderar el ritmo. También habrá muchos asuntos que pueden esperar hasta después del nacimiento o que se puedan llevar a cabo con ayuda de amigos y familiares. El embarazo no es una enfermedad, pero sí un estado extraordinario que requiere ciertas adaptaciones para que la madre y el niño se encuentren bien.

El bebé

En la semana 32 de embarazo el bebé ya está tan desarrollado que solo le faltan dos cosas para poder sobrevivir sin problemas fuera del cuerpo de la madre: por un lado, la capa de grasa protectora que aparecerá en las próximas semanas. Además se debe formar todavía más surfactante del ya existente, es decir, el factor superficial que impide que se colapsen los alveolos pulmonares. Pero en esta semana un bebé prematuro también tendría una probabilidad muy alta de sobrevivir sin secuelas.

Cuando el bebé da una patada, puede impedir la respiración a la madre durante unos segundos. El feto ya es bastante fuerte y en la semana 32 de embarazo ya suele estar con la cabeza hacia abajo, por lo que las patadas recaen sobre todo en el diafragma, que juega un papel importante en la respiración. Ahora las patadas están muy coordinadas y también son notablemente más lentas y precisas que cuando todavía el feto podía dar volteretas incontroladas.

Además, durante este tiempo muchos bebés tienen hipo intenso porque están ejercitando la respiración y los movimientos torácicos rítmicos. Este hipo puede provocar sacudidas en todo el vientre y, a menudo, resulta desagradable para la embarazada.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.