Publicidad

Publicidad

Semana 29 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (2 de Septiembre de 2016)

© Jupiterimages/iStockphoto

Con la semana 29 de embarazo empieza el mes 8 de gestación y el último tercio del embarazo (3er trimestre). Ahora el bebé mide, aproximadamente, 39 centímetros y pesa alrededor de 1.250 gramos.

El tamaño y el peso del bebé ya no cambiarán en las últimas semanas. Muchos bebés ya adoptan la posición de parto. Alrededor de la semana 29 es conveniente asistir a un curso de preparación para el parto.

Entre el principio de la semana 29 y el final de la semana 32 de embarazo se realiza el tercer y último chequeo preventivo, incluyendo una ecografía. En cuanto al contenido, se corresponde con el segundo chequeo preventivo: comprende el chequeo preventivo normal que se hace cada cuatro semanas, en el que se mide el peso y la presión sanguínea de la madre y se analiza la orina para la detección de albúmina, glucosa, y la presencia de gérmenes y se detecta la posición del útero midiendo la distancia desde el borde superior del útero (que puede palparse por encima de la pared abdominal) hasta el ombligo y hasta el arco costal inferior.


Durante la ecografía el médico detecta la longitud vértex-talón (LVT) del bebé mediante los denominados datos biométricos:

  • Diámetro biparietal (DBP): el diámetro de la cabeza entre ambos huesos parietales, es decir, como desde una sien a la otra. Para ello se mide, en la ecografía, la distancia entre las sienes.
  • Diámetro fronto-occipital (DFO): el diámetro de la frente al occipucio (parte posterior de la cabeza).
  • Perímetro craneal (CC): a menudo, el ginecólogo mide la circunferencia de la cabeza en vez del fronto-occipital.
  • Diámetro abdominal transverso (DAT): se mide la distancia desde la parte lateral del vientre de izquierda a derecha.
  • Diámetro torácico transverso (DTT): se mide la distancia desde la parte lateral del tórax de izquierda a derecha.
  • A menudo, en vez de medir longitudinalmente abdomen y tórax, se mide el diámetro de abdomen y tórax anteposterior o el contorno de abdomen y tórax (CAT).
  • Abdomen anteposterior: se mide la distancia desde el ombligo a la espina dorsal.
  • Perímetro abdominal (PA) o circunferencia abdominal (CA): se mide el contorno del vientre.
  • Perímetro torácico (PT) o circunferencia torácica (CT): se mide el contorno del tórax.
  • Longitud femoral (LF): el fémur es la denominación científica del hueso del muslo y puede medirse muy bien en la ecografía.
  • De forma alternativa, también se puede medir la longitud del húmero (LH), es decir, la del hueso del brazo.

Los datos concretos que debe medir el ginecólogo dependen sobre todo de la posición tumbada del bebé y de cuánto se mueva.

Si multiplicamos la longitud del fémur por el factor siete obtendremos aproximadamente la longitud vértex-talón (LVT). Los demás datos proporcionan más pistas importantes sobre el correcto desarrollo del feto.

Igual que en cualquier otra ecografía, aquí también se vuelve a comprobar si se trata de un embarazo individual o de un embarazo múltiple. El ginecólogo también comprueba la cantidad de líquido amniótico, el ritmo cardíaco, los movimientos del bebé y la posición de la placenta.

Todos los valores detectados se anotan en la cartilla de embarazo o en la historia clínica.

En la semana 29 de embarazo el bebé tiene alrededor de 27 semanas (la diferencia entre la edad y la semana de embarazo se debe a que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para hacer el cálculo). En total el embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo empieza unas dos semanas antes de la fecundación, esto es, desde el primer día de la última menstruación. Dicho cálculo ha demostrado ser más eficaz, porque no es posible determinar de forma clara y retroactiva la fecha de ovulación de cada mujer. 

La madre

Alrededor de la semana 29 de embarazo muchas embarazadas pueden sentir cada vez con mayor frecuencia las contracciones preparatorias (también denominadas contracciones de Braxton-Hicks). Estas son todavía irregulares (una vez por hora hasta varias veces al día) e inocuas. El útero se prepara para el nacimiento, pero el orificio cervical permanece cerrado. No obstante, si las contracciones se dan con regularidad y más de tres veces por hora, debes ponerte en contacto con el médico y acudir a urgencias.

A partir de la semana 29 de embarazo aproximadamente merece la pena asistir a un curso de preparación para el parto. Estos cursos pueden impartirse una vez a la semana durante varias semanas, aunque también existen cursos intensivos durante el fin de semana; depende de tu Centro de Salud o del centro privado que elijas. El ginecólogo o la comadrona podrán informarte al respecto.

El bebé 

Ahora el bebé mide aproximadamente 37 centímetros y pesa alrededor de 1.250 gramos. A partir de la semana 29 de embarazo, aproximadamente, el bebé, a través de la placenta, recibe anticuerpos importantes que refuerzan su sistema inmunitario. En este período muchos bebés se giran con la cabeza hacia abajo y adoptan la posición de parto.

La nueva vida divisa el mundo


Ahora el bebé sigue moviéndose mucho, normalmente de un lado a otro, o da puñetazos y patadas con las manos y los pies. Los pies pueden distinguirse especialmente bien a través de la tensa pared abdominal. Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.