Semana 27 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (1 de Septiembre de 2016)

© Jupiterimages/Stockbyte

En la semana 27 de embarazo el bebé mide aproximadamente 36 centímetros y pesa alrededor de 1.000 gramos. A pesar del espacio reducido, sigue moviéndose mucho y dando volteretas.

En esta etapa del embarazo muchas gestantes sufren retención de líquidos por el aumento de peso y la presión que ejerce el bebé. Es un síntoma incómodo que afecta sobre todo a los pies y los tobillos. Sin embargo, esta molestia suele desaparecer por completo después del parto.

Entre el principio de la semana 24 y el final de la semana 27 de embarazo se suele realizar otra analítica de sangre de control, la primera se hace al principio del embarazo. Esta analítica sirve para analizar el estado general de la madre.

En esta analítica del tercer trimestre, así como en la que se realiza al principio del embarazo, se comprueba si la madre con Rh negativo ha desarrollado anticuperos contra el Rh positivo, es el test de Coombs.

Si una mujer tiene Rh negativo y el bebé Rh positivo se pueden presentar complicaciones durante el parto si se produce un contacto sanguíneo entre la madre y el bebe. Si la madre ha desarrollado anticuerpos frente al Rh positivo por la diferencia de factor Rhesus. Esto puede repercutir en un segundo embarazo, dado que, para el actual, si la mujer no tiene ya los anticuerpos, el cuerpo no tiene el tiempo suficiente para fabricar los anticuerpos y que estos afecten al bebé porque el contacto entre ambas sangres ocurre en el mismo nacimiento.

El sistema inmunológico de la madre reacciona a determinadas características del grupo sanguíneo del niño (denominadas factores Rhesus o factor Rh) y los anticuerpos Rhesus especiales podrían destruir los glóbulos rojos del bebé en siguientes embarazos. Esto ocurre cuando la madre es Rh negativo y el bebé Rh positivo. Las pruebas de detección de anticuerpos (prueba de coombs) deben impedir que esto suceda. Si es necesario, se administra a la futura madre la denominada profilaxis Rhesus (durante el nacimiento y entre las semanas 28 y 40). Esto impide que ella misma cree sus propios anticuerpos, ya que se le aportan de manera externa.

Entre el principio de la semana 24 y el final de la semana 28 de embarazo se recomienda que la gestante se someta a una prueba de detección de diabetes gestacional. Para ello la debe beber una solución de glucosa. Al cabo de una hora, el médico extrae sangre y determina el valor de la glucosa en la sangre. Un valor superior a 140 mg/dl indica diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional). Para confirmar el diagnóstico se realiza otra prueba la sobrecarga oral de glucosa en la sangre, que aporta una aclaración definitiva. Con ella se determina el valor del azúcar en la sangre en ayunas, así como una y dos horas después de la administración de una cantidad más elevada de glucosa.

Si existe una diabetes durante el embarazo, suele ser suficiente con cambiar la dieta para corregirla. Si esto no da resultado, puede ser necesario un tratamiento con insulina hasta el nacimiento del niño. Tras el parto suele desaparecer la diabetes. Sin emabrgo, es prosible que en embarazos futuros vuelva a presentarse la diabetes gestacional.

En la semana 27 de embarazo el bebé tiene alrededor de 25 semanas (la diferencia entre la edad y la semana de embarazo se debe a que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para hacer optimizar el cálculo). En total el embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo empieza unas dos semanas antes de la fecundación, esto es, desde el primer día de la última menstruación. Dicho cálculo ha demostrado ser más eficaz, porque no es posible determinar de forma clara y retroactiva la fecha de ovulación de cada mujer.

La madre

En la semana 27 de embarazo la futura madre sigue ganando peso, principalmente por la retención de líquidos. Ahora es posible que los anillos y los zapatos ya no le valgan. Algunas mujeres sufren el denominado síndrome del túnel carpiano, que normalmente desaparece después del parto como muy tarde. Las acumulaciones de agua hacen que el canal en el lado interior de la muñeca se estreche y presione los nervios. Esto hace que se tenga la sensación de que la mano está dormida.

La retención de líquidos debe vigilarse y, si es muy acusada, consultar con el médico. No obstante, esta retención de líquidos suele desaparecer unos días después del parto. Pero la futura madre no debe, bajo ningún concepto tratar la retención de líquidos por su cuenta. Los drenajes, las dietas de piña, el té u otros remedios no solo son innecesarios, sino que pueden resultar peligrosos para el desarrollo del bebé.

El bebé

En la semana 27 de embarazo el bebé mide, aproximadamente, 36 centímetros y pesa alrededor de 1.000 gramos. Su abdomen ha aumentado de tamaño con respecto a la cabeza. El bebé tiene en este momento una apariencia muy similar a la que tendrá cuando nazca.

A partir de esta semana, la médula ósea empieza a producir células sanguíneas. Ahora los órganos están muy desarrollados, aunque los pulmones aún no producen la cantidad necesaria de surfactante. Se trata de una sustancia tensoactiva que se ocupa del funcionamiento del mecanismo de protección y limpieza del sistema bronquial. Impide que los alvéolos pulmonares se cierren al respirar. En caso de parto prematuro, este se convierte en el mayor problema del bebé, que sufriría el denominado síndrome de dificultad respiratoria. Por eso, si se presenta un parto prematuro, al recién nacido se le administra un tratamiento para la maduración pulmonar con el fin de acelerar el proceso. Además, durante un tiempo, el prematuro suele recibir ayuda artificial para segurr la respiración correcta.

A pesar del espacio cada vez más pequeño en el útero, el bebé sigue dando volteretas y se gira de un lado a otro. Aún no adopta la posición de parto para poder estar tumbado con la cabeza alternativamente hacia arriba o hacia abajo.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.