Semana 24 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (27 de Julio de 2016)

© iStock

En la semana 24 de embarazo finaliza el sexto mes de gestación. En este momento, el feto mide, aproximadamente, 31 centímetros y pesa alrededor de 700 gramos. Durante este período, el bebé puede saborear conscientemente el líquido amniótico por primera vez.

Entre el principio de la semana 24 y el final de la semana 27 de embarazo se realiza otra prueba de detección de anticuerpos (la primera se hace en la primera exploración) para descartar una intolerancia a los factores Rhesus y determinar el Rh materno. Si durante el nacimiento se produce un contacto sanguíneo entre la madre y el bebé, es posible que se desarrollen anticuerpos, por la diferencia entre grupos sanguíneos, que puede repercutir en un segundo embarazo. Para el actual, no hay tiempo suficiente para que el organismo materno fabrique los anticuerpos que afectarían al bebé porque el contacto entre ambos tipos de sangre ocurre en el mismo momento del nacimiento del niño. El sistema inmunológico de la madre reacciona a determinadas características del grupo sanguíneo del niño (denominadas factores Rhesus o factor Rh) y los anticuerpos Rhesus especiales podrían destruir los glóbulos rojos del bebé en siguentes embarazos. Esto ocurre cuando la madre es Rh negativo y el bebé Rh positivo. Las pruebas de detección de anticuerpos deben impedir que esto suceda. Si es necesario, se administra a la futura madre la denominada profilaxis Rhesus o vacuna anti-D (durante el nacimiento y entre las semanas 28 y 40 de embarazo). Esto impide que ella misma cree sus propios anticuerpos, ya que se le aportan de manera externa. 

Entre el principio de la semana 24 y el final de la semana 28 de embarazo se recomienda que la mujer embarazada se someta a una prueba de detección de diabetes durante el embarazo. Para ello, la embarazada debe beber una solución de glucosa. Al cabo de una hora, se realiza un análisis de sangre para determinar el nivel de glucosa en la sangre. Un valor superior a 140 mg/dl podría indicar diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional). Para confirmar el diagnóstico de diabetes gestacional se realiza otra prueba que consiste en administrar una sobrecarga oral de glucosa en la sangre. Esta prueba es certera y determina el nivel de glucosa en sangre en ayunas, así como 1 y 2 horas después de la administración de una cantidad mayor de glucosa.

Si existe diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional) es importante que la madre lleve un control glucémico periódico e instaurar hábitos alimenticios y de ejercicio específicos. En casos aislados, es necesario que la madre siga un tratamiento con insulina hasta el nacimiento del bebé. Tras el parto suele desaparecer la diabetes de la madre.

En la semana 24 de embarazo el bebé tiene alrededor de 22 semanas (la diferencia entre la edad y la semana de embarazo se debe a que las dos primeras semanas de embarazo solo sirven para hacer el cálculo). En total, el embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo empieza unas dos semanas antes de la fecundación, esto es, desde el primer día de la última menstruación. Dicho cálculo ha demostrado ser más eficaz, porque no es posible determinar de forma clara y retroactiva la fecha de ovulación de cada mujer. 

La madre

En la semana 24 de embarazo el útero tiene un tamaño similar al de una pelota de balonmano. El borde superior del útero ahora está más o menos a la misma altura que el ombligo. Debido al tamaño y al peso del útero, el ligamento de soporte, el denominado ligamento ancho del útero, suele sufrir una fuerte tensión que puede percibir la madre y que, a menudo, se mantiene hasta el momento del nacimiento del bebé. Esta tensión diminuye cuando la madre está tumbada.

El feto

En la semana 24 de embarazo el feto mide, aproximadamente, 31 centímetros y pesa alrededor de 700 gramos. En este momento, se desarrolla un ritmo circadiano, que regula la vigilia y el sueño, que puede o no corresponderse con el de la madre.

Durante este período el bebé reacciona de forma cada vez más clara a los ruidos, la música y a la voz si se le habla directamente. El bebé memoriza la voz de la madre. De hecho, aprende el patrón de la voz materna durante estas semanas de embarazo. Según una evaluación del patrón de tono, el primer grito de un recién nacido es similar al patrón de la voz materna, incluso si nace prematuramente. Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.