Semana 22 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (27 de Julio de 2016)

© Jupiterimages/Goodshoot

En la semana 22 del embarazo, el feto mide, aproximadamente, 28 centímetros y pesa 430 gramos. A partir de ahora, crecerá más lentamente, pero comenzará a adquirir peso con mayor rapidez. Muchos bebés tienen ahora su primer ataque de hipo.

Durante la semana 22 de embarazo una mujer embarazada suele necesitar un aporte adicional de potasio y magnesio. Esta carencia se debe cubrir, principalmente, con la alimentación o con complementos vitamínicos ricos en magnesio. Es importante consultar al médico antes de consumir cualquier preparado vitamínico. Sin embargo, algunas mujeres podrían seguir sufriendo calambres o molestias derivadas directamente por la falta de magnesio.

Entre el inicio de la semana 19 y el final de la semana 22 es cuando se realiza la segunda revisión del embarazo importante, con ecografía incluida, que sirve para detectar anomalías en el feto. Incluye la exploración normal de cada cuatro semanas en la que se pesa, se toma la tensión y se analizan la orina, el azúcar y los gérmenes de la gestante. También se analiza el contenido de hemoglobina. El ginecólogo determinará, asimismo, la posición del útero, midiendo la distancia desde la parte superior (tocando por encima de la pared abdominal) hasta el ombligo.

Durante la ecografía, el médico determina la longitud del bebé medido desde la cabeza hasta los talones. Y, como ya no es tan sencillo medir la distancia entre la cabeza y las nalgas, se tomarán los siguientes datos denominados datos biométricos:

  • Diámetro biparietal (DBP): el diámetro de la cabeza entre ambos huesos parietales, es decir, como desde una sien a la otra. Para ello se mide, en la ecografía, la distancia entre las sienes.
  • Diámetro fronto-occipital (DFO): el diámetro de la frente al occipucio (parte posterior de la cabeza).
  • Perímetro craneal (CC): a menudo, el ginecólogo mide la circunferencia de la cabeza en vez del fronto-occipital.
  • Diámetro abdominal transverso (DAT): se mide la distancia desde la parte lateral del vientre de izquierda a derecha.
  • Diámetro torácico transverso (DTT): se mide la distancia desde la parte lateral del tórax de izquierda a derecha.
  • A menudo, en vez de medir longitudinalmente abdomen y tórax, se mide el diámetro de abdomen y tórax anteposterior o el contorno de abdomen y tórax (CAT).
  • Abdomen anteposterior: se mide la distancia desde el ombligo a la espina dorsal.
  • Perímetro abdominal (PA) o circunferencia abdominal (CA): se mide el contorno del vientre.
  • Perímetro torácico (PT) o circunferencia torácica (CT): se mide el contorno del tórax.
  • Longitud femoral (LF): el fémur es la denominación científica del hueso del muslo y puede medirse muy bien en la ecografía.
  • De forma alternativa, también se puede medir la longitud del húmero (LH), es decir, la del hueso del brazo.

La concordancia de la circunferencia del abdomen (CA) con la circunferencia cefálica (CC) permite determinar si el crecimiento fetal es correcto y que el peso del bebé se incrementa con normalidad.

Los datos que mide de forma precisa el ginecólogo dependen también de la posición del feto en ese momento y de cuánto se esté moviendo.

La longitud del fémur multiplicada por siete nos resulta la longitud desde la cabeza hasta los talones. El resto de los datos también ofrecen información importante sobre el desarrollo del feto en esta semana de embarazo.

En la ecografía se volverá a controlar si el embarazo es de un feto o de más. Además, el ginecólogo medirá la cantidad de líquido amniótico, la actividad cardíaca, los movimientos del bebé y la posición de la placenta.

Todos los valores recogidos se anotarán en la cartilla de embarazada.

En la semana 22 de embarazo, el feto tiene unas 20 semanas de vida. La diferencia entre la edad de vida del feto y la semana de embarazo es porque las dos primeras semanas de gestación solo sirven como cálculo. En total, un embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo del embarazo se inicia unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. Estas cuentas han demostrado que no siempre se puede determinar el momento de la ovulación de forma inequívoca en todas las mujeres. 

La madre

En la semana 22 del embarazo pueden aparecer en las areolas del pezón las llamadas glándulas de Montgomery. Estas glándulas son unos bultitos dispersos alrededor de la areola, los cuales segregan una sustancia sebácea que protege los pezones y la areola y prepara la lactancia.

En este momento, la embarazada tiene una notable necesidad de magnesio. Si no se cubre, pueden manifestarse molestos calambres que, en casos graves, pueden asemejarse a los dolores preparto. A menudo, basta con adaptar la dieta. Por ejemplo, ingiriendo productos con alto contenido en magnesio como los productos integrales, la verdura de hoja verde, la carne, el pescado y los productos lácteos. Bajo prescripción médica se puede pautar la toma de complementos vitamínicos y minerales ricos en magnesio. Realizar ejercicio también es muy beneficioso para prevenir los calambres.

El feto

En la semana 22 de embarazo muchos bebés experimentan su primer ataque de hipo, que se manifiesta por un movimiento brusco del vientre, aunque suele ser más frecuente en el tercer trimestre. El hipo aparece cuando el feto inspira y espira el líquido amniótico mientras entrena la respiración. Muchos bebés sufren un hipo regular meses después de su nacimiento, que se calma cuando el diafragma se ha desarrollado por completo. 

En la semana 22 de embarazo, el bebé ya ha alcanzado los 28 centímetros de longitud. El feto crece más despacio, pero sigue ganando peso progresivamente. En este momento pesa, aproximadamente, de 430 a 450 gramos.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé.