Semana 19 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (27 de Julio de 2016)

© iStock

A partir de la semana 19 de embarazo, la longitud del feto ya no se mide de la cabeza a las nalgas sino que se mide desde la cabeza hasta los talones. El feto mide unos 24 centímetros (hasta los talones) y pesa, aproximadamente, 250 gramos.

A partir de esta semana de embarazo es cuando algunas madres sienten los primeros dolores que indican que el cuerpo se está preparando para el parto. Estas molestias son normales y no hace falta acudir al médico a menos que los dolores deriven en auténticos dolores de parto.

Entre el inicio de la semana 19 y el final de la semana 22 de embarazo es cuando se realiza la segunda revisión importante del embarazo. En esta revisión se incluye una ecografía de detección de anomalías, aparte de la exploración normal de cada cuatro semanas en la que se pesa, se toma la tensión y se analizan la orina, el azúcar y los gérmenes de la gestante. También se analiza el contenido de hemoglobina. El ginecólogo determinará, asimismo, la posición del útero, midiendo la distancia desde la parte superior (tocando por encima de la pared abdominal) hasta el ombligo.

Durante esta ecografía de detección de anomalías, que se intenta hacer coincidir con la semana 20, el médico determina la longitud del bebé midiendo desde la cabeza hasta los talones. Y, como ya no es tan sencillo medir la distancia entre la cabeza y las nalgas, se tomarán los siguientes datos, denominados datos biométricos:

  • Diámetro biparietal (DBP): el diámetro de la cabeza entre ambos huesos parietales, es decir, desde una sien a la otra. Para ello se mide, en la ecografía, la distancia entre las sienes.
  • Diámetro fronto-occipital (DFO): el diámetro de la frente al occipucio (parte posterior de la cabeza).
  • Perímetro o circunferencia craneal (CC): a menudo, el ginecólogo mide la circunferencia de la cabeza en vez del fronto-occipital.
  • Diámetro abdominal transverso (DAT): se mide la distancia desde la parte lateral del vientre de izquierda a derecha.
  • Diámetro torácico transverso (DTT): se mide la distancia desde la parte lateral del tórax de izquierda a derecha.
  • A menudo, en vez de medir longitudinalmente abdomen y tórax, se mide el diámetro de abdomen y tórax anteposterior o el contorno de abdomen y tórax (CAT).
  • Abdomen anteposterior: se mide la distancia desde el ombligo a la espina dorsal.
  • Perímetro abdominal (PA) o circunferencia abdominal (CA): se mide el contorno del vientre.
  • Perímetro torácico (PT) o circunferencia torácica (CT): se mide el contorno del tórax.
  • Longitud femoral (LF): el fémur es la denominación científica del hueso del muslo y puede medirse muy bien en la ecografía.
  • De forma alternativa, también se puede medir la longitud del húmero (LH), es decir, la del hueso del brazo.

La concordancia de la circunferencia del abdomen (CA) con la circunferencia cefálica (CC) permite determinar si el crecimiento fetal es armónico y si el peso del bebé se incrementa correctamente. 

Los datos que mide de forma precisa el ginecólogo dependen también de la posición del feto en ese momento y de cuánto se esté moviendo.

La longitud del fémur multiplicada por siete da la longitud de la cabeza a los talones. El resto de los datos también ofrecen información importante sobre el desarrollo del feto en la semana 19 de embarazo.

En la ecografía se volverá a controlar si el embarazo es de un feto o de más. Además, el ginecólogo mirará la cantidad de líquido amniótico, la actividad cardíaca, los movimientos del bebé y la posición de la placenta.

Todos los valores recogidos se anotarán en la cartilla de la embarazada o en su historia clínica.

En la semana 19 de embarazo, el feto tiene unas 17 semanas de vida. La diferencia entre la edad de vida del feto y la semana de embarazo es porque las dos primeras semanas de gestación solo sirven como cálculo. En total, un embarazo dura 40 semanas o 9 meses. El cálculo del embarazo se inicia unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. Estas cuentas han demostrado que no siempre se puede determinar el momento de la ovulación de forma inequívoca en todas las mujeres. 

La madre

En la semana 19 de embarazo el vientre de la madre ha aumentado de tamaño y el embarazo es notable.

En ese tiempo, muchas gestantes notan cambios en la piel y cabello. El cabello está más denso y brillante y las uñas más firmes. Esto se debe al alto nivel de estrógenos que evita la caída del pelo y, por eso, parece más tupido.

Una de las molestias de embarazo más frecuentes en esta semana de gestación es tener la nariz taponada. La causa no suele ser un resfriado sino un aumento del volumen sanguíneo y la dilatación de los vasos de la mucosa nasal. En la mayoría de los casos, se soluciona con un spray nasal de sal marina. Una mujer embarazada debe evitar tomar otros medicamentos o sprays sin consultar previamente al ginecólogo.

Es frecuente que una mujer embarazada sienta molestias que se asemejen a los dolores de un parto. Estos dolores son más leves que los de un parto y suelen ser irrelevantes. Se trata, simplemente, de que el cuerpo se está preparando para el momento parto. Estas molestias suelen durar como mucho 45 segundos y no aparecen más de tres veces en una hora. Se siente tirantez en el vientre a intervalos irregulares y la gestante puede sentir malestar y dolor de estómago. Si duraran más o se acortaran los intervalos y se volvieran regulares, o el vientre se endureciera y hubiera hemorragias, es importante acudir inmediatamente al hospital o al ginecólogo porque podrían ser dolores reales de parto que deben ser inmediatamente tratados para evitar complicaciones.

El feto

En la semana 19 de embarazo el feto mide 24 centímetros (longitud medida desde la cabeza hasta los talones) y pesa, aproximadamente, 250 gramos.

Durante la semana 19 de embarazo comienza a delinearse la lámina dental y ya se ven los primeros cabellos de la cabeza del bebé. El cuerpo del bebé está cubierto por vello, el llamado lanugo corporal. En la piel, se forman más capas y, por eso, se va volviendo menos transparente. En este momento también empiezan a funcionar independientemente órganos como el hígado y el bazo, para producir más leucocitos y otras células sanguíneas. Ahora, el líquido amniótico lo producirá el propio feto.

El tracto gastrointestinal del bebé ya está preparado para funcionar. Y en el intestino ya comienzan a aparecer los primeros productos metabólicos. Después del nacimiento, serán expulsados con lo que se denomina meconio, la primera defección del bebé. 

En semanas anteriores de gestación ya se puede ver claramente el sexo del bebé, pero es a partir de la semana 19 de embarazo cuando se ve claramente, ya que aquí es cuando se realiza una segunda ecografía más completa. Si la madre no desea saber el sexo del bebé y prefiere esperar al parto se puede comunicar al ginecólogo antes de la ecografía.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. Por lo tanto, los valores presentados en este artículo son valores medios y orientativos. No se preocupe si estos datos difieren de los de su bebé.