Semana 16 de embarazo

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Cristina Martín (27 de Julio de 2016)

© Jupiterimages/Hemera

En la semana 16 de embarazo el feto ya puede hacer muecas y sentir los primeros ruidos. Mide, aproximadamente, unos 9,4 centímetros desde la cabeza hasta las nalgas y pesa, más o menos, 90 gramos.

En la semana 16 de embarazo es cuando se aprecian ligeros cambios en la figura de la madre. Los pechos crecen y comienzan a producir calostro, un líquido que segregan las glándulas mamarias y que alimentará al recién nacido en los primeros días de vida después del parto. Poco a poco, se va notando una pequeña protuberancia en el vientre, ya que el útero crece y se hace más firme para proteger al feto del exterior.

En la semana 16 de gestación el feto tiene unas 14 semanas de vida. La diferencia entre la edad de vida del feto y la semana de embarazo es porque las dos primeras semanas de gestación solo sirven como cálculo. En total, un embarazo dura 40 semanas o nueve meses. El cálculo del embarazo se inicia unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, con el primer día de la última menstruación. Como no siempre se puede determinar el momento exacto de la ovulación en todas las mujeres, se continua calculando de esta manera. 

La madre

En la semana 16 de gestación, el cuerpo de la madre comienza a formar el calostro. Se trata de un líquido amarillento y concentrado secretado por las glándulas mamarias, a veces con una fuerte presión en las mamas. El calostro alimentará al bebé en sus primeros días proporcionándole valiosas inmunoglobulinas (los anticuerpos) y, además, es extraordinariamente nutritivo. Pocos días después del parto, el calostro cambia de composición y consistencia y se trasforma en la leche materna tal y como la conocemos. 

Alrededor de la semana 16 de embarazo, la cintura de la madre gestante empieza a desaparecer. El vientre ya se va notando poco a poco. El útero es, aproximadamente, tan grande como una pelota. 

El feto

Durante los primeros cuatro meses de embarazo, lo más importante es que los órganos se desarrollen adecuadamente. A partir de la semana 16 de gestación, el médico se interesa, sobre todo, por el crecimiento del feto en centímetros y porque vaya cogiendo peso como reserva para los primeros días después de su nacimiento. En esta semana, el feto pesa, aproximadamente, 90 gramos y apenas tiene 9,4 cm de longitud.

El feto va abandonando lentamente su posición encorvada y se estira más y más. Así es como entrena la musculatura de la espalda y la nuca y se prepara para colocarse después en la posición correcta. Los ojos siguen estando cerrados, y parecen enormes comparados con el resto de la cara, y ya puede fruncir su boca, también aún muy ancha, y hacer sus primeras muecas.

Empiezan a formarse pequeños surcos en los dedos de las manos y de los pies del feto: son las huellas digitales, únicas de cada ser humano.

El feto empieza a notar los primeros ruidos, aun cuando todavía la forma en que los percibe no sea lo que se considera oír exactamente a través de su sistema auditivo; ya que, primero, los ruidos, como se transmiten realmente, es por los huesos del cráneo del bebé a través de los huesos de la madre, por eso los primeros sonidos que el feto reconoce es la voz de la madre y los ruidos de su corazón, estómago e intestinos.

Tanto el tamaño como el peso del bebé se desarrollan de forma individual según vaya avanzando la gestación. No te preocupes si los datos medios orientativos difieren de los de tu bebé